MOVIMIENTO NACIONAL POR LA RECUPERACIÓN DE LOS FERROCARRILES ARGENTINOS

MONAREFA / COMUNICADO A LA CORREPI
 
 

MONAREFA ESPECIAL N° 1

Del 14 de octubre del 2012

por la justicia

Taller de Vagones / Tafí Viejo en la provincia de Tucumán / abandonado

BOLETÍN INFORMATIVO ESPECIAL Nº 1
Del 14 de octubre del 2012

NUEVAMENTE ENTREGAMOS ESTE TRABAJO QUE FUE PUBLICADO ENTRE 2006 Y 2008 Y VUELTO A PUBLICAR EN EL 2010.

LO QUE SE INTENTA HACER CON LOS TERRENOS FERROVIARIOS ES UNA ENTREGA TOTAL DE LAS MISMAS. SI ESTO SE CONSUMA, UNA PARTE DE NUESTRO PATRIMONIO SERÁ ENAJENADO PARA COMENZAR EL OLVIDO DEFINITIVO DE LO QUE FUE EL SISTEMA NACIONAL DE TRANSPORTE FERROVIARIO, INDUSTRIAS Y COMUNICACIONES. UN SISTEMA QUE PUEDE SER RECUPERADO Y MEJORADO. DE ESTO HABLA EL ULTIMO LIBRO DE JUAN CARLOS CENA.

AHORA ENTEGAMOS NUEVAMENTE LOS TRABAJADOS MENCIONADOS.

PRESENTACIÓN

25 de febrero del 2008

Este trabajo tiene actualidad, fue publicado hace dos años en el portal Villa Crespo Digital, además de una cantidad de páginas, bloggs, agencias y otros.

Se está por consumar en el Congreso de la Nación, avalado por diputados y senadores, una ley ferroviaria que entregará nuestro patrimonio nacional, nuestras tierras, nuestro territorio.

Una parte de ellas ya han sido ocupadas por centros comerciales, empresas y otras que las han dedicado para explotación privada. Estas tierras, estos espacios son de nuestra Nación, de nuestro pueblo.

Tierras Ferroviarias a la vista es la historia de un verdadero saqueo...

Está dividido en tres partes, está escrito e investigado por Juan Carlos Cena

El Ferrocarril una cuestión nacional

¡TIERRAS FERROVIARIAS A LA VISTA!
GRITO DESDE LA COFA EL PINZON DE LAS INMOBILIARIAS BUITRES
PARTE I

El Saqueo continúa: Quieren vender terrenos ferroviarios de Retiro. Sostienen que el objetivo es recaudar fondos para electrificar la Línea San Martín: Retiro-Pilar. Esta vez trenes y tierras, todo un negocio.

Los pillos son tantos, que no
es difícil que terminen por
ahorcar a la gente honrada.
W. Shakespeare

Por Juan Carlos Cena* especial para Villa Crespo Digital

28 de febrero del 2006

Reflotan un viejo proyecto inmobiliario sobre las tierras de Retiro.
Este reflote es debatido en el seno del Gobierno, desde hace más de 4 meses, con dos grupos empresarios diferentes. Por un lado, un consorcio inmobiliario australiano Delmo, fuerte en el desarrollo urbano en Sidney, controlado por dos hermanos argentinos, José y Guillermo De la Vega. El otro grupo está constituido por los actuales (concesionarios) operadores del ramal ferroviario Retiro Pilar-F.C. San Martín: UGOFE (Unión de Gestión Operativa). Grupo integrado por Metrovías, Ferrovías, T.B.A., actuales concesionarios, y el Estado Nacional a través del F.C. Belgrano S.A (quien paga los salarios), sociedad que se hizo cargo cuando le cortaron la concesión a Taselli, el mismo que continúa administrando el F.C. Roca suburbano.

Estos dos emprendimientos privados, que se presentarán en esta semana, proponen vender los terrenos ferroviarios de Retiro, una de las reservas urbanas más apetecidas y valiosas de Buenos Aires, para electrificar el ferrocarril San Martín, que une la Capital Federal con Pilar. Negocio de más de 500 millones de dólares que está siendo discutido al máximo nivel del Gobierno. La propuesta canje venta de terreno por electrificación de ese ramal, es toda una desopilante falacia.

El problema de las ventas de las tierras ferroviarias comienza con fuerza en la década de los 90, cuando se concesionan los Ferrocarriles Argentinos. Los distintos Interventores y Presidentes de los Ferrocarriles Argentinos que la administraron, intervinieron la Gerencia de Colaterales e Inmuebles, nombrando funcionarios de su absoluta confianza. Era un lugar clave, en ese sitio se controlaban y administraban todas las propiedades (muebles e inmuebles) de los Ferrocarriles Argentinos, fue uno de los más importantes cotos de caza dentro de la administración de los Ferrocarriles. Ahí ajustaron espacios de poder, cruzaron espadas y otras yerbas, entre la Fundación Mediterránea, sindicato de la Unión Ferroviaria e inmobiliarias importantes, entre otros. Ese lugar, hasta la total liquidación de la Empresa Ferrocarriles Argentinos, fue el nervio central en la constitución del ENABIEF (Ente Nacional de Bienes Ferroviarios) y luego del ONABE (Órgano Nacional de Bienes del Estado)

Desde ese lugar se implementaron políticas, no de cuidado de los Bienes del Estado, sino políticas inmobiliarias. El primer Interventor fue don Matías Lucas Ordóñez Giménez Zapiola, hombre que viene del riñón de la patria inmobiliaria, con un ADN inmaculado, experto en tierras, bienes muebles e inmuebles. Fue un liquidador metódico y persistente. Fue el diseñador de las políticas de enajenación de los bienes ferroviarios, junto a su equipo formado por integrantes de otras inmobiliarias, que habían "quebrado" y, que pasaron a integrar los planteles de ese organismo. Todos agentes inmobiliarios con notoriedad en la Capital Federal, jugando un papel fundamental, tanto en el ENABIEF como en el ONABE, como así sus actuales sucesores. Toda una escuela.

Con el golpe de Estado de 1955 comienza, dentro del campo social, el desmontaje de una formación ideológica de carácter nacional. Esta desintegración es integral, abarca desde la enajenación de los bienes materiales del Estado, para traspasarlos a manos privadas, como la traslación de otros modos y maneras culturales, incluyendo el lenguaje, al seno de la sociedad. Es dable destacar que cuando el vencedor se aposenta, no únicamente toma posesión territorial, sino que impone su cultura, es decir lenguaje, credos con sus dioserios, modos de comportamiento y así de seguido.

En la década del 60, dentro del marco de esa ofensiva, durante el gobierno "democrático" del doctor Arturo Frondizi, llega el general Larkín al país, y por mandato del Banco Mundial, y la anuencia del gobierno, quiere amputar los ferrocarriles, cerrar talleres, despedir ferroviarios, pero no pudo. La resistencia obrera no lo permitió. Pero la ofensiva contra el sistema ferroviario y las empresas del Estado continúo de mil maneras, en forma metódica y permanente durante todos los gobiernos. Fueron 35 años de agresión perversa e inalterable contra todos los bienes nacionales como la energía, el transporte y las comunicaciones. En la década del 90 comienza el desguace y a concretarse lo planeado y soñado por los golpistas del 55.

El caso del ferrocarril es paradigmático: primero lo llevan a un alto grado de obsolescencia a través del boicot interior, implementado por funcionarios venales, a eso se le suma la propaganda y la complicidad de los medios de comunicación, donde la mentira enseñoreada se hace verdad, dándoles la razón a Goebels. Se concesionan los ferrocarriles con modalidades perversas a precio vil, de acuerdo a la ley madre de Reforma del Estado Nº 23696, luego se expulsa a sus trabajadores, más de 85.000. Con las manos libres, el Estado avala el cerramiento de ramales, de talleres, la supresión de trenes de pasajeros, de auxilio, aguateros, sanitarios, produciendo la desconexión de amplias zonas de nuestro territorio. La expulsión de los ferroviarios, el desguace y el saqueo son las herramientas que permiten el desmontaje de un sistema de Transporte Ferroviario Integrado de Industrias y Comunicación.

Después de esa faena, vienen por las tierras. Si, vienen por ellas. Sino veamos el panorama nacional antes de continuar. Han permitido desde el poder que se desmonten nuestros bosques, que contaminen nuestros ríos, que persistan sin control en horadar nuestras montañas para apropiarse y llevarse nuestras riquezas minerales.

Las adjudicaciones de las tierras ferroviarias a particulares, en este caso a inmobiliarias nacionales y extranjeras, tienen que ver con la política nacional de ventas de nuestras tierras a extranjeros sin restricción alguna. Como a Benetton (Italia), Ted Turner EE.UU), Nieves de Mendoza (Gran Bretaña) Tompking (EE.UU), Alto Paraná (Chile) entre otras.

Es un todo que forma parte del saqueo de nuestro territorio, de nuestra soberanía. Todo es silencio en el campo político, gubernamental, legislativo, sindicalistas y de la justicia. Saqueo y avasallamiento que viene desde los tiempos de la colonia.

ALGUNOS ANTECEDENTES HISTÓRICOS
Esto de las ventas de las tierras tiene en Argentina una triste y corrupta historia. Antes de entrar en el tema que nos ocupa, la venta de las tierras ferroviarias de Retiro, creo que es necesario repasar brevemente el saqueo de tierras en Argentina, cuestión que continúa su derrotero. Desde tiempos de la Colonia, pasando por la Revolución de Mayo, la Enfiteusis de Rivadavia, las políticas de Rosas, Caseros y la Conquista del Desierto, continuando con la generación de 80, y la década infame hasta nuestros días.

De todas formas, lo más saliente de la época es que, más que capitales, se acumulaban tierras, con vacas y hombres sobre ellas, toda una concepción feudal. Según Miguel Ángel Cárcano, "las relaciones del individuo y la tierra se definían en propietarios, arrendatarios, poseedores y simples ocupantes, cada uno de los cuales formaban una clase dedicada a actividades diferentes, y amparada en sus derechos de distinta manera. Esta división, que puede encontrarse en los primeros tiempos de la vida social de la colonia, estaba arraigada en tal forma en el medio ambiente, que sus características se mantienen a través de las guerras de la revolución y son muchas veces la causa de las luchas de la anarquía".Citado por Jorge S. Zappino - Tierras y Negocios en la Historia Argentina desde 1810.

La ley de la propiedad privada monopolista de la tierra no había nacido con el liberalismo. Tuvo su nacimiento en el periodo colonial, hasta llegar a expresarse plenamente después de la Revolución de Mayo.

El 7 de febrero de 1826, Bernardino Rivadavia fue elegido Presidente de la República por el Congreso de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Manuel J. García fue su ministro de Relaciones Exteriores, Carlos de Alvear de Guerra y Marina, Salvador María del Carril de Hacienda y Julián Agüero de Gobierno. El 16 de febrero dictó la Ley de Consolidación de las deudas anteriores al 1 de febrero de 1820, afectando la tierra y demás bienes inmuebles de propiedad pública al pago de éstas. La expresión "bienes inmuebles" se refiere también al subsuelo, que desde ese momento fue administrado por el Presidente. De esta época data su famosa y paradójicamente desconocida Ley de Tierras Públicas.

Las tierras que aún permanecían en manos de las comunidades originarias, que resistieron bravamente el despojo, eran cada vez más codiciadas por los estancieros y los colonialistas ingleses. Se expandía el poder colonial en complicidad con la oligarquía cipaya. La conquista al desierto (Genocidio ejecutado por el general Roca financiado por los ferrocarriles ingleses, el ingeniero White, más precisamente) irían a completar el ciclo expansivo, por lo menos en la zona bonaerense y en el resto del país. Julio Argentino Roca cantaba loas al capital inglés, lo cual me libra de todo comentario: "El directorio del Ferrocarril del Sud, como si tuviera una visión clara de futuro, sin hacer cálculos estrechos, sin vacilar un instante, acometió la obra que el gobierno requería en nombre "de la seguridad nacional" No ahorró dinero ni tiempo ni esfuerzo y tendió los rieles que conectaban el puerto hasta Neuquén con una celeridad sin ejemplo entre nosotros. Este es un nuevo y hermoso testimonio de los beneficios que debe el país al capital y al genio emprendedor inglés" Citado por el autor de la nota, en el libro El Ferrocidio.

Durante la construcción de las líneas férreas, se les otorgaba a las compañías inglesas y francesas una legua de tierras a cada costado de las vías. Millones de hectáreas fueron a parar bajo el dominio de estos empresarios extranjeros. Las tierras eran moneda de cambio en estos emprendimientos. "Fueron los nuestros ferrocarriles coloniales destinados a mantenernos en la rutina sin salida del primitivismo agropecuario" Raúl Scalabrini Ortiz"

"Paralelo a este proceso, el Imperialismo Inglés se caracterizaba por la exportación de capitales y bienes de capital hacia sus zonas de influencia. Debido a esto Inglaterra se adelanta a sus rivales europeos y forja un dominio casi hegemónicos sobre los países del Hemisferio Sur Americano, entre otras regiones" Tesis de Silvina Karacasis y Martín Lorenzo - UBA - 1998.

El entrelazamiento de la oligarquía ganadera con el capital inglés avala esta definición, "de que sufrimos una dependencia directa y determinante" es decir somos, un país dependiente. Los terratenientes necesitaban apropiarse de las tierras. En pocos años llegaron hasta el Río Colorado, repartiéndose enormes extensiones entre unos pocos: Álzaga, Anchorena, Pereyra, Díaz Vélez, Cobo, Alvear, Parravicíni, Apellaniz, Ortíz Basualdo, Lastra y, por supuesto, Juan Manuel de Rosas.

El accionar de inversiones y entrelazamientos, así como la llamada "conquista al desierto" aumentaba la concentración de tierras y afirmaban el feudalismo. Es así que, inmediatamente después de la Revolución de Mayo, ya se hallan elementos de la conspiración de los hacendados.

LAS TIERRAS DEL PALOMAR
En la denominada "Década Infame" se producen innumerables hechos de corrupción. En el caso específico de la tierra, el denominado "Negociado de las tierras de El Palomar", marca un hito en la historia de la corrupción argentina. Explicado en pocas palabras, consistió en lo siguiente: el ministro de Guerra, general Márquez, decidió comprar 222 hectáreas para agrandar el Colegio Militar y otras dependencias militares.

Las propietarias de esas tierras eran las hermanas Pereyra Iraola de Herrera Vegas que se la ofrecen en venta el Ejército. La Dirección General de Ingenieros tasa esas tierras en 19 centavos la unidad métrica por "ser terrenos anegadizos y de poca calidad". Pero el general Márquez se las arregla para que el Presidente de la Nación, Dr. Ortiz, firme un decreto que autoriza un precio de 1,10 pesos por unidad métrica. Y la venta se hace de este modo: las propietarias le venden a un intermediario las tierras en 1.447.906 pesos y en el mismo acto ese intermediario, Néstor Luís Casás, se las vende en 2.450.303 a la Nación. Es decir, que en unos minutos, el intermediario ganó 1.003.000 pesos. Por supuesto, ese intermediario era un testaferro de importantes hombres del gobierno. Todo sale a la luz gracias a un periodista: José Luís Torres, de la revista Ahora. En una sociedad llena de presiones, miedos y misterios, de pronto la verdad se abre paso y es incontenible. En el Parlamento hubo, también, hombres honestos, pocos, pero los hubo. Los senadores Suárez Lagos, Benjamín Villafañe y Alfredo Palacios serán los artífices de una investigación a fondo.

El pueblo no cree: "se van a cubrir entre ellos", "no va a pasar nada", murmura. El humor popular ha apodado "Palomárquez", al general Márquez., quien trata de echarle la culpa a sus subordinados, lo que provoca la airada reacción de los generales Ramón Molina y Juan Bautista Molina. El escándalo es tan grande que renuncia el propio presidente de la Nación, doctor Ortiz. Aunque tal renuncia no es aceptada, el mandatario no volverá a aceptar su cargo por razones de enfermedad y lo suplantará el vice, Ramón Castillo. El gabinete renunciará en pleno, entre ellos el general "Palomárquez". Siete implicados recibirán penas de cárcel de hasta seis años, entre ellos el presidente de la Cámara de Diputados, Juan G. Kaiser.

El diputado radical Guillot se suicida antes de que se le inicie juicio. Pero a pesar de que esta vez no hubo impunidad -aunque no todos los culpables fueron condenados- este negociado fue la gota que faltaba para que el régimen cayera en descrédito. El negociado de las tierras de El Palomar es uno de los más significativos. Hubo otros, algunos descubiertos, otros bajo tierra, permanecen ocultos.

Hoy, quieren vender terrenos de Retiro para electrificar el tren San Martín. Es una iniciativa del Gobierno que baraja desde hace más de 4 meses. Todo un gran negocio inmobiliario. La electrificación del F.C. San Martín es la máscara que oculta un gran negociado como en el Palomar. Eso sí, afirmo con certeza, que no creo que por estos tiempos sin ideologías ocurran renuncias o suicidios como aconteció con las tierras del Palomar.

No ocurrió con la Banelco, toda una infamia nacional, cuando votaron la flexibilización laboral para explotar más "legalmente" a los trabajadores, al contrario, muchos fueron premiados en la actualidad con altos cargos.
Dos proyectos privados, que se presentarán, proponen vender los terrenos ferroviarios de Retiro, una de las reservas urbanas más valiosas de Buenos Aires, para electrificar el ferrocarril San Martín, que une la Capital con Pilar. Es un negocio de más de 500 millones de dólares que está siendo discutido al máximo nivel del Gobierno.

La primera de las iniciativas viene del grupo australiano Delmo, fuerte en el desarrollo urbano en Sidney, y controlado por dos hermanos argentinos, José y Guillermo De la Vega. En la secretaría de Transporte esperaban la presentación oficial de la iniciativa de Delmo, que básicamente propone que le sean transferidos "terrenos hoy no utilizados por el ferrocarril, sobre todo en Retiro y en Puente Pacífico, Palermo, para financiar con ellos la electrificación del San Martín", dicen los funcionarios. "Es un plan ferro urbanístico, que propone urbanizar esos terrenos con un criterio de integración a la ciudad y a los medios de transporte", agregan.

Con el producido de la urbanización de esos predios, Delmo pagaría la electrificación del San Martín, que costaría entre 250 y 300 millones de dólares, según las primeras estimaciones oficiales. "Es un proyecto muy importante, porque se buscaría que la traza quede de tal manera que se pueda llevar la capacidad del ramal de 3 a 10 millones de pasajeros mensuales sin que eso afecte el tránsito de la ciudad", señalan los técnicos. ¿Qué técnicos?
Delmo presentaría la propuesta bajo la forma de Iniciativa Privada, de avanzar, podría ir a licitación en 60 días, estiman en Planificación. La empresa argentino-australiana se quedaría con la operación del ramal, que fue re estatizado en el 2004.

Toda una mentira, nunca fue re estatizado este ramal. Lo que es cierto es el doble negocio de los australianos, inmobiliario y de explotación del ferrocarril San Martín que es, generosamente rentable.

Actualmente, el San Martín está bajo el control de la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (Ugofe), que es básicamente una asociación entre los operadores TBA (Grupo Cirigliano), Metrovías (Roggio) y Ferrovías (Romero]). Esto no es reestatización, lo que fue, es haberles dado poder hegemónico a los concesionaristas, todo un cártel-trust-monopolio o como se llame, más beneficios a costilla de la Nación.

Estos son algunos de los empresarios polifuncionales que el gobierno les llama nacionales. Viven del Estado, sino veamos muy someramente. Están en la recolección de la basura de la Capital Federal, son socios en el corredor de pasajeros Retiro-Córdoba, y Retiro Tucumán, han pedido un lugarcito en el F.C. Belgrano Cargas junto a don Francisco Macri, reparan y fabrican para el estado, como EMEPA - Ferrovías, y TBA-Cirigliano, y ahora todos unidos, van por las tierras de Retiro. Han vivido toda la vida colgados de las ubres del Estado, y este Gobierno los reconoce como hijos de leche.

El cártel-trust, que integran los empresarios del Ugofe irían bajo la modalidad de una APP (Asociación Público Privada) La base es la misma: vender los terrenos de Retiro para financiar la electrificación del ramal.

Aún no han trascendido los proyectos urbanísticos que impulsarían ambos grupos empresarios para Retiro, que afectaría a terrenos valuados en más de 500 millones de dólares, como tampoco los estudios de electrificación del F.C San Martín.

"La inversión tendrá un impacto muy alto en el aspecto inmobiliario y en el urbanístico. Será la continuación del desarrollo de Puerto Madero, donde ya no hay tierras, y va a cambiar el perfil de la Ciudad, atrayendo inversiones internacionales a una zona de segmentación alta", señaló a Clarín el director comercial de la inmobiliaria NLP, Jorge Aglianón.

"Esta zona de Retiro es una de las últimas vacantes en la Ciudad", sostuvo. Si bien toda el área de Retiro tiene 93 hectáreas de superficie, la parte que podría ser urbanizada podría alcanzar a un 10 % de ese total.
Los estudios de factibilidad para electrificar el F.C. San Martín Retiro-Pilar ya fueron realizados por Ferrocarriles Argentinos y una comisión técnica ferroviaria de la Ex.Unión Soviética bajo la dirección del Ing. Eugenio Giles.
Desempeñándose en el Departamento Eléctrico de la Línea Mitre desde el Taller Victoria hasta la Jefatura Departamental. En dos oportunidades ocupó la gerencia del Ferrocarril Mitre y la gerencia de electrificación de Ferrocarriles Argentinos y fue director del Centro Nacional de Capacitación Ferroviaria (CENACAF) hasta su retiro de la actividad oficial.

Sintéticamente describo, y se que a disgusto del ing. Giles, sus antecedentes. Pregunto ¿Alguna vez fue consultado, este profesional, por la Secretaria de Transporte, más precisamente por el geógrafo Juan Alberto Roccatagliata, director de Políticas Ferroviarias de esa Secretaria? Don Roccatagliata debe de saber que existe el ing. Giles, ya que él, don Juan Alberto se pasea por los laberintos del poder desde los tiempos del onganiato. ¿Qué se hizo con todo ese trabajo que duró años de estudio de relevamientos topográficos y de traza? A todas luces se puede percibir que la electrificación del ferrocarril mencionado es una tapadera de un gran negociado de las tierras ferroviarias.

El San Martín, junto al F.C. Roca-La Plata, son los dos ferrocarriles de trocha ancha que aún no cuentan con trenes eléctricos para los servicios de pasajeros de la región metropolitana. Zonas densamente pobladas de trabajadores y pobladores pobres, con grandes espacios de fábricas abandonadas..
La electrificación de la línea San Martín une 19 estaciones entre Retiro y Pilar forma parte de casi todos los proyectos de modernización que se barajaron en los últimos cuarenta años. Pero nada más.

La utilización de las tierras de retiro ya venía siendo anunciada hace más de un año por las incontinencias verbales del señor de los subsidios, el profesor Ricardo Jaime. La idea primaria de urbanizar esos terrenos comenzó a discutirse en 1993: el Proyecto Retiro planteaba reubicar las vías de los tres ramales y trasladar la terminal ferroviaria junto a la de ómnibus, uno de los precursores fue el célebre intendente Carlos Grosso, el de las escuelas shopping.

En el 2000 IRSA (léase Banco Mundial), Loma Negra y Techint proponían la construcción de hoteles, edificios de viviendas y de oficinas de primer nivel, y de zonas parquizadas. Las ONG, sin embargo, siempre se opusieron: consideran que esos terrenos (los llaman "últimas tierras libres" de la Ciudad) deben ser espacios verdes públicos.

Muchas organizaciones luchan y dan pelea por los terrenos y los espacios verdes. Enumeraré, dentro lo posible, el estado en que se encuentran y la posición somera de cada uno de estos organismos como la Asamblea Popular de Liniers, Sociedad Central de Arquitectos,

Las sombras de las tierras del Palomar aún sobrevuelan nuestro territorio como un gigantesco buitre carroñero…

* Juan Carlos Cena miembro fundador del MoNaReFA - Movimiento Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles Argentinos y autor del libro El Ferrocidio.

Publicada por primera vez el 26 de febrero del 2006


LIBRO: FERROCARRILES ARGENTINOS DESTRUCCIÓN / RECUPERACIÓN: YA ESTÁ A LA VENTA

Abjurar del nombre de Ferrocarriles Argentinos es como entregar la bandera de nuestra identidad al colonialismo.

Juan Carlos Cena

COMUNICARSE AL: 4373 3042 - CORREO ELECTRÓNICO: LANAVEDELOSLOCOS: lanavedeloslocos1@hotmail.com (preguntar por Sergio o Hernán)

Secretaría de Prensa

Correo electrónico: actividadesmonarefa@yahoo.com.ar

FUENTES: fuentes propias.

Caracteres: 23.851

Diciembre 20, 2016 12:03

relojes web gratis

Página principal

MAPA DEL SITIO

Usuarios Online    

my widget for counting
contador