MONAREFA / CAMINO AL INFIERNO EN EL TREN DE LAS NUBES
 

 LEONARDO ANDRADA MAQUINISTA ASESINADO EL SÁBADO 9 DE FEBRERO 2013

Leonardo esperaba tomar el colectivo en horas de la madrugada cuando fue muerto de cuatro tiros y uno de ellos fue de gracia, sólo le llevaron el celular. Tenía dinero en sus bolsillos.

Luego, mientras su familia y compañeros lo velaban, asaltaron su casa...

Era testigo en la Causa de la Masacre de Once.

 

MONAREFA

EL FERROCARRIL ES UNA CUESTIÓN NACIONAL

CAMINO AL INFIERNO EN EL TREN DE LAS NUBES

EL FERROCARRIL ES UNA CUESTION NACIONAL
CAMINO AL INFIERNO EN EL TREN DE LAS NUBES
Parte II

El hombre es el que se atreve
a mucho, por eso construyó
el Ramal C-14, de Salta a Socompa.
JCC

Juan Carlos Cena* especial para Villa Crespo Digital

28 de junio del 2013

Cuando asume el presidente Juan Domingo Perón le da un nuevo impulso a la obra y, en enero de 1948, a la sombra del volcán Socompa, se unen finalmente las vías argentinas y chilenas. Poco después, el 20 de febrero, aniversario de la Batalla de Salta, y con 27 años de durísimo trabajo, se inaugura oficialmente.

Este no es el único paso, como dicen algunos ignorantes. Está el de Mendoza -Los Andes cerrado para favorecer el paso de camiones, es decir, la industria del transporte automotor. Pero ahí están, son incapaces y no pueden cruzar cuando la cordillera está nevada. En cambio, el tren siempre superó todas las inclemencias del tiempo.

Por eso, nuevamente, cobran importancias ambos pasos que pertenecen al Ferrocarril Belgrano, tienen salida al Pacífico a través de los corredores bioceánicos, apoyado entusiastamente por el Banco Mundial a través de IIRSA y el ZICOSUR.

Estas obras de ingeniería son consideradas únicas no sólo por su traza, sino que además por la descomunal belleza que la rodea.

UNA HISTORIA QUE SUCEDIÓ Y QUE TUVO MUY POCA PRENSA
Hoy, tiempos de privatizaciones, concesiones y prebendas, en este ramal, el llamado Tren a las Nubes que en principio fue concesionado a una empresa llamada Trenes y Turismo que hace unos años dejó varado a 460 pasajeros en medio de la cordillera. La historia continúa con tubos de oxígeno insuficientes, de acuerdo a lo que en su momento confirmó la misma concesionaria: Trenes y Turismo SA. Las frazadas que se cargaron para el viaje sólo alcanzaban para entregar una cada diez personas. O sea, en los vagones iban más de 460 pasajeros y solo 50 mantas.

No había planes de contención y evacuación, todo se tuvo que improvisar. En otros tiempos, cuando al ferrocarril lo administraba el Estado, iban dos locomotoras, doble dotación de personal, técnico y sanitario. Nada de eso ocurre hoy porque lo más importantes es la ganancia y el lucro, por ello, se suprimieron todos los elementos de seguridad y de atención médica.

El plan de evacuación debió improvisarse y las fuerzas de seguridad de San Antonio de los Cobres, más un número importante de voluntarios, fueron fundamentales para rescatar a todas las personas detenidas a la altura de Mina Concordia, a 17 kilómetros del pueblo. La formación que había partido un sábado a las 7 de la mañana desde la estación de Salta, no contaba con locomotoras de respaldo por cualquier desperfecto que sufriera la máquina que tiraba los vagones cargados de turistas, cada uno de los cuales había pagado más de 70 dólares (hoy saque sus números de acuerdo al dólar oficial o en casas de cambio) para subirse al tren.

A poco más de 48 horas de ocurrido el desperfecto mecánico, no el único, los pasajeros renovaron sus reclamos, considerando que habían sido abandonados en medio de la cordillera "sin el más mínimo plan de contingencia".

"Sufrimos abandono de persona'' “Hasta que se paró el tren hubo calefacción, después cada vez menos. Cuando salí del coche tipo 7.30 (de la tarde del sábado) ya no había calefacción, no había nada. El frío era intenso, era una cosa impresionante''. Esta es sólo una parte del relato de Stella Maris Anzola, una de las pasajeras que subió al vagón 405 del Tren a las Nubes.

La mujer acumula bronca y angustia por lo que les pudo haber pasado en la Puna, donde tuvieron que padecer una temperatura de varios grados bajo cero sin ropa de abrigo y sin calefacción. Descarga su enojo en los responsables del servicio a quienes criticó porque -según sus palabras- todo el pasaje sufrió un ``alevoso abandono de persona, porque desde Salta tuvieron que enviar un médico y hasta un botiquín básico. Al médico del tren no lo vimos nunca, el sábado no lo conocí''.

`El intendente de San Antonio de los Cobres puede estar orgulloso de su pueblo. No puedo decir lo mismo de los responsables del tren'', dijo Stella Maris. Aquí hizo un alto para contar que programó el viaje con él, quien tiene su historia familiar ligada al ferrocarril ya que su padre fue jefe de la estación de San Enrique.

`La gente de piel color tierra y labios paspados, esa gente nos acarició el alma. Ellos nos salvaron, la gente de San Antonio de los Cobres, porque con sus vehículos nos trasladaron desde la mina La Concordia hasta la hostería'', comentó. El relato de Stella Maris se mezcla con la emoción y el orden lo imponen los recuerdos de lo que vivió hasta la hora que se inició la evacuación: desde que el tren se detuvo, a la hora de las siesta, los coordinadores sólo les sirvieron café, té de coca y algunos ``bizcochos chicos''; también recuerda a la esposa de un médico español a la que tuvieron que hacerle masajes en las piernas porque ``temblaba toda'' y el abrazo que tuvieron que darse con una mendocina y dos francesas para evitar que el frío las tirara.

`Sentía el frío por todos lados, era una cosa impresionante. Y fue entonces cuando a una mendocina y a dos francesas les dije que nos abrazáramos para darnos calor e hiciéramos respiración profunda para evitar que el frío nos tirara''. Cuando la mujer cuenta los detalles, recuerda que sólo fue atendida por una enfermera de Gendarmería e insiste en destacar la ayuda que recibieron de los vecinos del pueblo hasta que retornaron a la Capital, a donde llegaron alrededor de las cuatro del domingo siguiente a la partida.

"La gente tenía frío y problemas estomacales" sostuvo Raquel Coria que fue una de las primeras que llegó a la formación detenida en Mina Concordia, a 17 kilómetros de San Antonio de los Cobres. Como enfermera de Gendarmería tuvo un rol central en la atención primaria de los pasajeros. "Preparamos la ambulancia y salimos hacia el lugar donde estaba el tren.

“Allí nos comunicamos con la gente responsable del tren y nos informaron que en un vagón había personas que necesitaban atención. Era la tardecita y quedaba poco tiempo de luz", relató la enfermera.

De acuerdo a lo narrado por el gendarme encontraron un clima de mucho nerviosismo dentro de los vagones y "mucha bronca". Las primeras atenciones fueron para las personas mayores que presentaban cuadros de hipertensión arterial y jóvenes con hipotermia porque habían viajado con poco abrigo y las mantas que había en el tren fueron insuficientes. "También encontramos algunos cuadros de dolores estomacales y descomposturas", indicó Coria.

La presencia de los primeros vehículos se produjo a las cuatro horas de la detención del tren. En ese momento, el pueblo de San Antonio se movilizó para dar respuestas ante la falta de previsiones de parte de la empresa concesionaria.

"Lo primero que hicimos fue controlar la presión arterial de las personas mayores y proporcionar oxígeno que llevamos en la ambulancia desde nuestra base. El trabajo terminó después de la una de la mañana", explicó Coria.

De acuerdo al relato de los pasajeros, la ayuda de los médicos externos -del hospital y las fuerzas de seguridad- fue clave porque en la formación había un sólo profesional de la salud y un enfermero, suficientes para atender los percances habituales de "apunamiento" pero escasos para hacer frente a un hecho como el del sábado. Cerca de las dos de la mañana del domingo, los casi 500 pasajeros del tren salen de San Antonio de los Cobres rumbo a Salta, a bordo de los 11 colectivos que la concesionaria había dispuesto para el traslado. El pueblo, a esa hora, volvía lentamente a recuperar la calma que había perdido en uno de los días más fríos de aquel año en la Puna.

Esta historia nos sirve para analizar correctamente que el problema del ferrocarril es una cuestión nacional, pero sustancialmente que el Ferrocarril, lo inicio con mayúsculas, a propósito, requiere de una política de Estado, hoy inexistente.

Por ello en los ferrocarriles concesionarios reina el desprecio por los usuarios de tren y de todos los servicios. Así el Estado que no está ausente, sino consciente, que conciente este tipo de anomalías graves, aunque después quite la concesión o aparente quitársela.
El F.C. Belgrano Cargas es el responsable del mantenimiento del ramal: sus vías, puentes, alcantarillas, viaductos y terraplenes, éste, brilla por su ausencia. Los puentes de los viaductos, sufren por las diferencias de temperaturas (bajas y altas), dilataciones y contracciones en sus estructuras, por ese proceso se aflojan remaches y bulones. Todos los años, cuando el ferrocarril era estatal se realizaba el mantenimiento, es decir, el ajuste de esos elementos. Hoy, todo es ausencia.

Hoy ese ramal, C-14 Salta – Socompa, es uno de los preferidos por el Banco Mundial, las multinacionales graneleras, y nacionales. Todo es negocio. No hay proyecto de Nación. Todo es un páramo, como la soledad de Abra Pampa. Será un ferrocarril sojero/granelero al servicio, Cargill, Monsanto, Bunge, Aceitera General Deheza. Será restablecido todo el F.C. Belgrano Cargas a través de un crédito del Banco Mundial que pagará la Nación.

*Miembro fundador del Mo.Na.Re.FA. (Movimiento Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles Argentinos)

• Miembro fundador del MONAREFA.
• Autor entre otros de: FERROCARRILES ARGENTINOS DESTRUCCIÓN / RECUPERACIÓN.
• EL FERROCIDIO
• FERROVIARIOS SINFONIA DE ACERO Y LUCHA
• Ex Secretario General del Personal Técnico de Dirección de los Ferrocarriles Argentinos 1984 – 1989.

Caracteres: 9490

21 Diciembre, 2016 17:05

relojes web gratis

Página principal

MAPA DEL SITIO

Usuarios Online    

my widget for counting
contador