2015 -2018

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Martes, 29 Mayo, 2018 19:51
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

El movimiento obrero continúa perseverante y sin descanso, organizándose, reacomodando y generando nuevas formas resistentes para enfrentar a este despótico gobierno.

JCC

Esta gesta quebró el poder político y económico.

JCC

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

MOVIMIENTO OBRERO / HISTORIA / ESPECIAL: EL CORDOBAZO

EL CORDOBAZO UNA REBELIÓN POPULAR

A 49 años de El Cordobazo, una rebelión popular Parte I y Parte II

Parte I

Por Juan Carlos Cena y Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

27 de mayo del 2015 * Actualizado el 29 de mayo del 2018

La memoria y el olvido actúan solidariamente. El olvido es siempre ausencia de memoria en el presente. En algunos casos el olvido intenta borrar hoy lo que ayer fue vivido (...) La memoria, en ese sentido, es más una guía para la conducta, una ética, que la puntual rememoración de acontecimientos. H. Schmucler, 1994 Revista Estudios Nº 4, UNC.

Este 29 de mayo se cumplen 49 años de aquella gesta gloriosa que fue El Cordobazo. Durante esta semana y mejor dicho durante todo el mes de mayo se han realizado cientos de actividades que conmemoran aquellas jornadas protagonizadas por el Movimiento Obrero cordobés, el estudiantado y el pueblo organizado, en más los 150 barrios de la ciudad de Córdoba.

Tal es la categoría histórica que resume esta rebelión popular que hasta canales y medios periodísticos extranjeros han destinado periodistas y productores para realizar documentales especiales intentando poder retratar este gran movimiento de masas compuestos por obreros, estudiantes y ciudadanos encuadrados dentro de los centros vecinales, que pusieron en jaque a la policía provincial, la Federal y que enfrentó al Ejército argentino durante el gobierno dictatorial del general Juan Carlos Ongania. Esta gesta quebró el poder político y económico.


En esta entrega de investigación, análisis y reflexión de aquellos días, que conmovieron al país, ofrecemos tres aspectos esenciales:

Los antecedentes de aquel 29 y 30 de mayo de 1969
El desarrollo convulsionado de aquellas largas 36 horas
La síntesis de aquella jornada, que nos dejó y la pregunta que siempre se hace ¿Qué pasó después de El Cordobazo?

En este 40º aniversario debemos redoblar esfuerzos para la profundización e investigación de este movimiento de masas, partiendo desde el umbral de la historia del movimiento obrero argentino. Haciendo hincapié en los acontecimientos más significativos para así poder apreciar, en su totalidad, este encadenamiento de luchas de la clase obrera en el país, con sus particularidades específicas por región, los hilos conductores que las hacen semejantes, aunque no iguales: el comportamiento de los trabajadores, la sociedad y el estado en cada caso, para valorar así, en este caso, el Cordobazo en su real magnitud.

Agustín Tosco afirmaba: El Cordobazo es la expresión militante, del más alto nivel cuantitativo y cualitativo de la toma de conciencia del pueblo.

Sintetiza, además, la acumulación de las experiencias anteriores, es el heredero más genuino de toda una tradición de lucha del pueblo trabajador, de resistencia en las calles contra la opresión y la explotación, y de una oposición inflexible a la violencia desatada por el Estado, apoderado y administrado por el capital, durante todo este tiempo histórico.

En la provincia de Córdoba comienza un proceso de industrialización, aunque segmentaria, que tiene que ver con el auge de la industria del transporte automotor que conlleva un crecimiento del movimiento obrero calificado. Obreros con un gran nivel de calificación, con un aquilatado conocimiento técnico acumulado, proveniente de dos centros industriales: la Fábrica Militar de Aviones (12.000 trabajadores aproximadamente) y los Talleres Ferroviarios con 6.000 obreros entre talleres y depósitos de locomotoras y coches motores. Conocimientos alimentados, primariamente, por las Escuelas Industriales, de Artes y Oficios, Escuelas Fábricas y otros institutos técnicos. Las universidades nacionales como la Tecnológica y la Nacional sumándose la Universidad Católica. A este gran entramado educativo convergen a trabajar y a estudiar, de diferentes regiones del país y de América Latina, cargados con sus bagajes culturales que se mixturan con la de los otros y los locales; son miles de jóvenes. Se calculan aproximadamente 60.000 estudiantes, de ellos más de 10.000 trabajaban. Es aquí donde se entrecruzan, culturalmente, los obreros que estudian y los estudiantes que trabajan.

El tercer fenómeno son los barrios: organizados a través de los centros vecinales que después devienen en las Comisiones ínter barriales, todo un salto superior en lo organizacional y político.

Esta era, someramente, la composición social de la ciudad de Córdoba, que estaba en pleno proceso de crecimiento.

ALGUNOS ANTECEDENTES HISTORICOS
DE LA CLASE OBRERA Y EL ESTUDIANTADO EN CÓRDOBA

En 1890 y 1891 funciona el club Vorwärts. Intento organizativo de un núcleo de inmigrantes que desaparece con la crisis económica. La estructura sindical está conformada por la Sociedad Cosmopolita de Obreros Panaderos, Centro de Empleados de Comercio, Sociedad de Resistencia de Obreros del Calzado, Sociedad de Resistencia de Conductores de Carruajes, Sociedad Cosmopolita de Obreros Albañiles, la Unión Obrera de Carpinteros, Unión Cosmopolita de Mozos y Cocineros, Sociedad de Obreros de Constructores de Carruajes Ferroviarios que realizan el primer congreso en 1904, estos sindicatos se adhieren a la UGT, socialista.

En Córdoba, se constituye la Federación Obrera local compuesta por aproximadamente quince sindicatos: panaderos, ferroviarios del Central Argentino (trocha ancha) y del Central Norte (trocha angosta), panaderos, conductores de carruajes, sastres, molineros, mosaístas, carpinteros, albañiles, gráficos, tranviarios.

En el año 1918: El Comité pro Reforma Universitaria declara la huelga general para el 31 de marzo ante el rechazo, por el Consejo Superior Universitario, de las demandas presentadas.

La clase obrera, por otra parte, continúa con sus luchas. El principal molino harinero de la ciudad declara una huelga. La patronal rechaza los pedidos, reemplaza al personal; el sindicato se moviliza y contesta con acciones; se asaltan carros cargados con harina, se destruyen los productos acarreados, se acuchilla a los caballos. Los sindicatos, a través de la Federación, responden a ese desafío con un paro general de 48 horas. El acto se realiza el 1º de septiembre, uno de los oradores es Deodoro Roca y cuenta con la adhesión de la Federación Universitaria de Córdoba. El paro es decretado para el 2 y 3 de septiembre. El acatamiento es total. Cierra el comercio y no hay transporte. Los piquetes de obreros recorren la ciudad impidiendo el reparto de pan, leche, verdura, carne y otros. Se organizan actos, manifestaciones de varios miles de personas, se producen refriegas con la policía, hay lesionados y detenidos.
El enfrentamiento en Córdoba: Es entre clericales y anticlericales y será otro vector particular que atravesará la historia de la sociedad cordobesa, igual que la unidad obrero-estudiantil. Miguel Contreras, obrero, es uno de los impulsores de esa unidad junto a Pablo López, obrero gráfico, fundadores de la Federación Obrera Local, en 1916 y la Unión Obrera Provincial de Córdoba, en 1917. Los trabajadores apoyan las demandas de los estudiantes desde sus publicaciones Vida Nueva y Adelante, y en forma práctica les facilitan locales para reuniones de los estudiantes en los sindicatos adheridos a la Unión, donde participa Deodoro Roca, Pablo López, Miguel Contreras, entre otros.

GOLPE DE ESTADO DE 1955

A partir del golpe de estado del 16 de septiembre de 1955, las cosas cambian para el pueblo y las clases dominantes.

Durante el peronismo, la clase obrera consolida sus organizaciones sindicales en el seno de las fábricas, a través de las comisiones internas, de reclamos, los cuerpos de delegados, y otros mecanismos de participación. El acierto de esta etapa será la creación de esos organismos que perduran más allá de la caída del peronismo. Sumada a esa forma de organización está la fuerza vital que aún queda dentro de los trabajadores peronistas, -a pesar de los dirigentes-, que da como resultado las acciones resistentes ante la nueva etapa que se iniciaba desfavorablemente para toda la clase obrera.

A la falta de experiencia en el terreno conspirativo se oponen niveles importantes de organización, también de actos espontáneos. Por ello se impulsan huelgas, petardeadas, la impresión de volantes primitivos, y se llevan a cabo infinidad de acciones.

La Resistencia Peronista es la respuesta sustancial del movimiento obrero con identidad peronista al golpe de estado. Contra el nuevo proyecto de país liberal y ¨gorila¨. Por esto se realizan alianzas y uniones con otras fuerzas políticas que igualmente resisten el golpe de estado. Esto ocurre en Córdoba y otros lugares del país.

Del día 16 al 21 de septiembre de 1955, en Córdoba, la Aeronáutica junto a civiles, toman por asalto casi todos los sindicatos. Ocupan la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), destruyendo toda la propaganda peronista. Un grupo de civiles partidario de la Revolución Libertadora convoca a una reunión para hacerse cargo del gremio. Delegados y activistas peronistas y comunistas, encabezados por los compañeros Guardia y Canelles respectivamente, se oponen a tal maniobra, y llaman a participar a todos los trabajadores a dicha reunión.

Eligen para presidir la asamblea a Eustaquio Tablada (descendiente de negros esclavos del barrio de Alto Alberdi. Comunidad de negros conocida como los Negritos del Alto y, también por su valentía y dignidad).

Da comienzo la resistencia obrera más dura después del golpe de estado del 55, en la ciudad de Córdoba. Este conflicto dura 45 días, es dirigido por el Comité de Huelga, encabezado por Jorge Canelles y José Páez. La huelga es el disparador de otros hechos, se rompe con el miedo primario impuesto por la represión de los libertadores; esta acción de masas es puesta bajo la ley marcial, pretextando posibles conexiones con el levantamiento del general Valle.

La Resistencia Peronista, sectores bien diferenciados del Partido Comunista, trabajadores radicales, anarquistas, e independientes, son los nuevos actores de las luchas obreras en Córdoba.

Las primeras luchas fueron ya en febrero de 1956 y, después, las luchas se van transformando en cantidad y calidad.

Comienza la etapa final de la intervención a los gremios y se inicia un endurecimiento, por parte del gobierno, contra toda manifestación generada por los trabajadores. Éste informa que hay 586 detenidos sin proceso. Luz y Fuerza protesta por el fin del congelamiento de los salarios. Una comisión internacional reclama, el 5 de junio de 1957, la libertad de 114 dirigentes gremiales, hay además 281 dirigentes y trabajadores sin proceso.

Asume Arturo Frondizi, el 1º de mayo de 1958. Las luchas y la represión continúan como una constante. Hay huelga en los gremios bancarios, médicos, petroleros (YPF), el 27 de noviembre de 1958 el gobierno decreta la movilización militar al gremio ferroviario.

La lucha por la enseñanza Laica y Libre
De nuevo la unidad obrera estudiantil en Córdoba aparece. Manifestaciones contra la enseñanza libre, o sea la católica, unen, como en 1958, un fuerte sentimiento anticlerical en la ciudad de Córdoba. Nuevamente Obreros y Estudiantes juntos en la calle. Esta vez estudiantes y trabajadores con un país o ciudad diferente, con una composición social distinta.

El 14 de febrero de 1960 el gobierno implanta el Plan Conintes para combatir al terrorismo, y ordena el procesamiento de los detenidos por un tribunal militar.
Por otro lado, el gobierno anuncia que no habrá aumento de sueldo para los ferroviarios y que serán despedidos 70.000 trabajadores, por la aplicación del Plan Larkin, como consecuencia de la supresión de ramales y talleres y servicios de carga y pasajeros.

Los trabajadores y el pueblo ingresan a la década del ‘60 resistiendo, combatiendo, vendiendo cara su libertad.

SIGUEN LOS GOLPES DE ESTADO

El 12 de octubre de 1963 asume el doctor Arturo Illia como nuevo presidente de la Nación. Ha ganando las elecciones con el peronismo proscrito. Es depuesto el 26 de junio de 1966 por un nuevo golpe de estado.

El día 29 de junio de 1966, el teniente general Juan Carlos Onganía, oficial de Caballería, asume como nuevo presidente de la República Argentina elegido por 3 electores, los tres comandantes: Marina, Aeronáutica y Ejército. Perón dice de él: que es un general pundonoroso y que hay que prestarle atención; agrega además: “hay que desensillar hasta que aclare”. La burocracia sindical obedece.

La Sociedad Rural, la Confederación General Económica (CGE), Acción Coordinadora de Instituciones Empresarias Libres (ACIEL), el doctor Arturo Frondizi, Álvaro Alsogaray, el Secretario General de la CGT, Francisco Prado, el Lobo Vandor, José Alonso, Juan José Taccone del Sindicato de Luz y Fuerza, asisten, entre otros, a la asunción del mando. Producido el golpe, la CGT, el día 29, emite un comunicado en el cual destaca la afinidad ideológica entre el peronismo y el nacionalismo católico del nuevo presidente Onganía, el comunicado estaba firmado por Rogelio Coria. Los partidos políticos miran para otro lado. El Justicialismo, a través de la Junta Metropolitana, con las firmas de Paulino Niembro, Miguel Unamuno, Nélida Garré, Miguel Dámaso Sierra y Nélida Carreiro, publica un documento que dice: la caída del gobierno anterior se debió a un estado de cosas intolerables para el país.
El intelectual, doctor en Física, Ernesto Sábato le canta así al golpe: Llegó el momento de barrer prejuicios y valores apócrifos que no responden más a la realidad (...) por eso la gente ha sentido un profundo sentido de liberación. Ojala que la serenidad, la discreción, la fuerza sin alarde que ha manifestado Onganía en sus primeros actos sea lo que prevalezca y, podamos al fin, levantar la gran Nación.

La Revolución Argentina reinstala en el poder a las fuerzas armadas.
El 7 de septiembre de 1966, la dictadura de Onganía consuma el alevoso asesinato, en la ciudad de Córdoba, contra Santiago Pampillón.
El 12 de enero de 1967 cae asesinada a manos de la policía, la trabajadora azucarera Hilda Guerrero de Molina.

Adolfo Krieger Vasena reemplaza a Salimei en el ministerio de Economía, es el nuevo representante de ese poder en el gobierno. Cambian las reglas de juego.
Como respuesta, a la resistencia popular, la dictadura lanza otra ofensiva contra la clase obrera, constituyendo los arbitrajes obligatorios, congelando salarios. Igualmente, aprueba y pone en funcionamiento toda la legislación represiva; asesina trabajadores y estudiantes, encarcela cientos y cientos de militantes, dirigentes populares; establece los Consejos de Guerra Especiales que condenan y encarcelan, en el sur del país, a representantes de obreros, estudiantes y ciudadanos de Córdoba, donde se desarrolla la resistencia más grande contra la dictadura.

El movimiento obrero continúa perseverante y sin descanso, organizándose, reacomodando y generando nuevas formas resistentes para enfrentar a este despótico gobierno.

* Juan Carlos Cena / Ex dirigente ferroviario, autor del libro: EL CORDOBAZO, UNA REBELIÓN POPULAR (1999). Ferroviarios Sinfonía de Acero y Lucha. Ferrocarriles Argentinos Destrucción Recuperación (2012). Historia Viva de la Resistencia Peronista (2016). El Cordobazo Una Rebelión Popular (2017).

Coordinador General de la Escuela de Formación Sindical del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y en la Escuela Político Sindical de ATE La Pampa.

Fue activo organizador y participante en las columnas de los obreros y trabajadores ferroviarios.

** Elena Luz González Bazán periodista, historiadora y docente / Ex delegada de base de UPCN, Comercio y Bancaria. Periodista – Autora de Mujer, Sociedad y Política y La Lucha Continúa, (la lucha contra la privatización de EPEC). 30 de marzo de 1982, una gesta olvidada. Buenos Aires, Ciudad Instriel Villa Crespo Caso testigo.

Coordinadora de Cursos en la Escuela de Formación Sindical del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y en la Escuela Político Sindical de ATE La Pampa.

Primera versiön el 16 de mayo del 2009, corregida y actualizada.

Caracteres: 15.987

contador

my widget for counting
contador