2015 - 2018

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Martes, 29 Mayo, 2018 19:55
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

El Cordobazo es una historia de militancia, de ética, de principios y por sobre todas las cosas, es parte de nuestra historia, la del movimiento obrero, estudiantil y del pueblo que debe ser recuperada derrotando al olvido…

JCC

La huelga suspende la vida
Es el momento en que la clase obrera
Deja de ser arena; se cuaja en roca.

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

MOVIMIENTO OBRERO / HISTORIA / ESPECIAL: EL CORDOBAZO

EL CORDOBAZO UNA REBELIÓN POPULAR

A 49 años de El Cordobazo, una rebelión popular Parte I y Parte II

Parte II

Por Juan Carlos Cena y Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

27 de mayo del 2015 * Actualizado el 29 de mayo del 2018

La memoria y el olvido actúan solidariamente. El olvido es siempre ausencia de memoria en el presente. En algunos casos el olvido intenta borrar hoy lo que ayer fue vivido (...) La memoria, en ese sentido, es más una guía para la conducta, una ética, que la puntual rememoración de acontecimientos. H. Schmucler, 1994 Revista Estudios Nº 4, UNC.

EL EJE DE LAS LUCHAS SE DESPLAZA AL INTERIOR DEL PAÍS.
El 30 de mayo de 1968 se constituye la CGT de los Argentinos, con Raimundo Ongaro como Secretario General, en ella se admite a los delegados de los sindicatos intervenidos.

La CGT-A adopta una línea de rebeldía, que tiene que ver con la liberación nacional, incorporando los programas de La Falda (1957) y Huerta Grande (1962), elaborando una estrategia de enfrentamiento y confrontación con los militares. El comunicado del 1º de mayo de 1968 de la CGT-A sella una serie de celebraciones.

En Córdoba más de 5.000 personas concurren al local del Córdoba Sport, en el que hablan Raimundo Ongaro y Agustín Tosco, ratificando todo lo ya denunciando. La represión aparece de nuevo en forma violenta en el segundo aniversario del golpe.

Detienen, frente al local de la CGT, a más de trescientos compañeros. La violencia que no cesa, la dictadura descarga el peso de todo su aparato represivo en cada acto, en cada manifestación, ya sea de estudiantes o trabajadores o sectores populares, como los centros vecinales agrupados en la Comisión Coordinadora de Centros, liderados por el compañero Vicario, un vecino conocido por todas las barriadas cordobesas. Más de ciento cincuenta centros vecinales generan una gran movilización, además de organizar manifestaciones y actos.

En cada acto aparece la Policía Montada reprimiendo, aquí y allá, sin descanso. A esto, hay que agregarle la represión en la oscuridad de la famosa Brigada Fantasma, integrada por personal policial. Por las noches efectúan todo tipo de atropellos. Pero la terquedad del pueblo, trabajadores y estudiantes prosiguen construyendo y consolidando sus organizaciones sociales. Tampoco quieren dejar de lado el derecho a la protesta, a expresarse, a exigir soluciones. Las fuerzas represivas una y otra vez disuelven las concentraciones, encarcelan trabajadores y estudiantes. En septiembre de 1968 la CGT y el Frente Estudiantil en Lucha programan una Semana de Protesta en recordación de los Mártires Populares, coincide con el aniversario de la muerte de Santiago Pampillón. Estas acciones son violentamente escarmentadas, cae baleado el estudiante Aravena, este acto homenaje constaba también de una misa por Santiago Pampillón, esta movilización es disuelta por las fuerzas de seguridad, se ataca a la concurrencia encabezada por dirigentes sindicales, estudiantiles y Sacerdotes del Tercer Mundo.


Todo este nivel represivo y de avasallamiento tendrá una respuesta, es así que aparecen nuevas formas de organización en los barrios, como las comisiones de ínter barrios. Los barrios se reorganizaban nuevamente. Estas comisiones estaban integradas por los Centros Vecinales, Clubes, Parroquias, Centros Culturales, trabajadores de diferentes gremios que lógicamente vivían en ellos, y también los componentes de diferentes credos, entres otras organizaciones. Era un salto cualitativo y cuantitativo en la faz organizacional y política. Cabe destacar que los barrios habitados por trabajadores rodean las fábricas. Toda una situación social y política que le dio un perfil mágico a la Córdoba industrial. La relación social diaria, cotidiana y permanente adentro de los establecimientos fabriles se traslada a las barriadas, donde todo se multiplica. Esto será meridiano a la hora de El Cordobazo.

Los obreros mecánicos realizan una asamblea el 14 de mayo de 1969 en el Córdoba Sport y a la salida son violentamente reprimidos. Se defienden y el centro de la ciudad se transforma en un campo de batalla.
Los trabajadores metalúrgicos, del transporte y otros gremios declaran paros para los días 15 y 16 de mayo. El 16 se paraliza la ciudad. Nadie trabaja. El gobierno reprime.

En la provincia de Corrientes es asesinado el estudiante Juan José Cabral, este hecho tiene gran repercusión en Córdoba. Todas las agrupaciones estudiantiles proclaman su repudio. Se trabaja para actos y manifestaciones junto a la CGT.

El día 18 es asesinado, en Rosario, el estudiante Adolfo Bello. Los trabajadores realizan una Marcha del Silencio, con los estudiantes y los Sacerdotes del Tercer Mundo, en homenaje a los caídos.

El día 20 es detenido Tosco por averiguación de antecedentes, al otro día recupera la libertad. Es un toque de atención.

El día 21 los estudiantes se concentran en las inmediaciones de la ciudad universitaria en manifestación. La policía los reprime en forma violenta y una bomba de gas estalla en el rostro de Elba Rosa Canello, que pierde la visión de un ojo.

Todos los días se realizan movilizaciones, paros, actos relámpagos.
En Rosario cae el aprendiz metalúrgico Norberto Blanco.
Se instalan los Consejos de Guerra. La represión aprieta cada vez más sus garras y se mueve en forma de tenazas.
El 23 de mayo los estudiantes ocupan el Barrio Clínicas. Es herido el estudiante Alberto Cerdá. Se producen fogatas y choques con la policía, cada vez se hacen más graves. No se retrocede.

El día 25 Tosco habla en la Universidad Católica de Córdoba y hace una severa crítica condenando los sangrientos atropellos de la policía y los procedimientos de los Consejos de Guerra en Rosario.
Al llegar a Córdoba, el día 27, es detenido Raimundo Ongaro por la policía, pretextando que lo debe proteger.
Previamente, el 26 de mayo, el movimiento obrero de Córdoba, por medio de dos plenarios realizados, resuelve el paro general de actividades de 37 horas a partir de las 11 horas del día 29 de mayo, con abandono de trabajo y concentraciones públicas de protesta. Unidad que se cuaja luego de largos debates dentro de los diferentes agrupamientos.

Y acá se da lo que dice Rafael Barret:
La huelga suspende la vida
Es el momento en que la clase obrera
Deja de ser arena; se cuaja en roca.

La clase obrera resolvió en esos plenarios y discusiones previas concretar la unidad: en esa decisión estratégica, la clase obrera se cuajó en roca. Si la unidad no ocurría, la arena era roca degradada.

Los estudiantes adhieren en un todo a las resoluciones de ambas CGT. Todo se preparaba para el paro. La indignación es pública, notoria y elocuente en todos los estratos de la población.

No hay espontaneismo. Ni improvisación. Todo se planifica al detalle. Nada es dejado al azar. Tampoco influyen grupos extraños a las resoluciones adoptadas. Los sindicatos se organizan y los estudiantes también. Se fijan los lugares de concentración. La gran concentración se haría frente al local de la CGT.

UNA JORNADA INOLVIDABLE

El 29 amanece tenso. Algunos sindicatos comienzan a abandonar las fábricas antes de las 11 horas (...)
Los trabajadores de Luz y Fuerza, de la Administración Central, pretenden organizar un acto a la altura de Rioja y General Paz pero son atacados con bombas lacrimógenas (...) mientras las columnas de los trabajadores de las fábricas de la industria automotriz van llegando a la ciudad.
La consigna represiva es clara, no se puede dejar avanzar ninguna columna, ni trabajadores, ni estudiantes, ni los barrios.

Por ello, todas son atacadas y se intenta dispersarlas (...)
Pero llega el momento, la noticia corre como reguero de pólvora, es la noticia de la muerte de un trabajador, un mecánico movilizado. Habían asesinado a Máximo Mena del Sindicato de Mecánicos.

Entonces se produce el estallido popular, la rebeldía contra tantas injusticias, contra los asesinatos, contra los atropellos.
La organización y el mayor nivel de indignación hacen retroceder a la policía provincial. Nadie controla la situación porque es el pueblo. Son las bases sindicales y estudiantiles que luchan enardecidos. Todos ayudan, la población colabora, se moviliza detrás de los trabajadores y otros participan como pueden, como les sale. Pero el apoyo fue total, la ciudadanía cordobesa se rebela en el centro y en los barrios.

Es la toma de conciencia de todos, evidenciándose en la calle contra tantas prohibiciones que se plantearon. Nada de tutelas, ni de los usurpadores del poder, ni de los cómplices participacionistas.

Agustín Tosco, con la mirada de un cronista obrero, describe de esta manera lo ocurrido el día 29 de mayo. El Cordobazo es trágico -continúa- decenas de muertos, cientos de heridos. Pero la dignidad y el coraje de un Pueblo florecen y marcan una página en la historia argentina y latinoamericana. En las fogatas callejeras arde el entreguismo, con la luz, el calor y la fuerza del trabajo y de la juventud de jóvenes y viejos, de hombres y mujeres. Ese fuego que es del espíritu, de los principios, de las grandes aspiraciones populares ya no se apagará jamás.

Quién mejor que Agustín Tosco puede sintetizar lo que representa en forma integral El Cordobazo. Él es un protagonista activo como tantos otros, un hijo del pueblo como tantos otros, el elegido por los otros hijos del pueblo como su referente principal, para que sea la voz de los otros.

ALGUNAS REFLEXIONES
El Cordobazo, a través de estos años transcurridos, ha sido interpretado de diversas maneras, aviesas a veces; otras, haciendo un gran esfuerzo por desentrañar la verdadera naturaleza del hecho ocurrido el 29 de mayo de 1969.
Tosco dice que El Cordobazo, fue una rebelión obrera y popular. (...) surgió de la clase obrera y del pueblo. Lo esencial de El Cordobazo es que surge de los trabajadores y de los estudiantes y que ellos por sus convicciones salen a la calle a luchar.

El Cordobazo no fue una huelga clásica, de ausencias laborales, marcada por el quietismo, ni un acto improvisado. Es un hecho de masas con luchas y enfrentamientos en las calles; es decir, es más que una huelga con movilización activa y organizada, preparada y discutida. Es una rebelión popular.
Es así que sus primeros pasos se dan en la puerta de los establecimientos fabriles y va ganando la calle tranco a tranco: El Cordobazo fue una rebelión obrera y popular. Muchos opinan, ayer y hoy, desde el borde de la historia con una profunda vocación por la distorsión, el ocultamiento y la manipulación de lo ocultado. Siguen opinando sobre el papel del sindicato con liviandad y señalan, en general, que sólo sirven para defender los intereses sectoriales, particulares o de negociación con la empresa, desnaturalizando el papel de los sindicatos en este hecho, como fue El Cordobazo; y en todo su quehacer.

El Cordobazo dejó muchísimas enseñanzas, y una de ellas, la más importante es la unidad de la clase obrera. Cada vez que se unió triunfó.
La otra, es la unidad junto al pueblo y los estudiantes. No hay lucha posible de ser ganada si no existe esa unidad totalizadora. Siempre nos buscan aislar, romper los lazos solidarios entre estos tres segmentos fundamentales.
El otro aspecto es la revalorización del papel del intelectual ¿Qué papel jugaron?
Esas enseñanzas son válidas. Debemos recordarlas y preguntarnos ¿Qué pasó, qué nos pasó para estar en esta realidad actual? De nuevo ¿Qué nos paso? ¿Por qué nos derrotaron? ¿Qué errores cometimos?
Preguntarnos además ¿Y las autocríticas?

Las ideas: ¿Se sigue repitiendo el signo de la intolerancia en el campo popular? Es dable interrogarnos. Si la respuesta es positiva, es que la derrota continúa. Sólo será revertida esta situación si, y solo si, tomamos las enseñanzas de El Cordobazo: la preponderancia del factor unidad.
Opinamos desde adentro y no desde la orilla. Se ha tratado de desfigurar este enorme suceso político sindical y social, dándole interpretaciones aviesas, mentirosas. Cuando uno lee esas opiniones o las escucha, nos llama la atención. Por un lado, estos opinadores parten desde la ignorancia, otros, indocumentados ellos, opinan sobre los orígenes y la significación de los sindicatos con una facilidad sospechosa. Todos ellos no contribuyen a la unidad y a la solidaridad, para que esta se reencauce.

El Cordobazo es, como dice Howard Fast en su libro Espartaco:
Es una historia sobre hombres y mujeres valientes, que vivieron hace mucho tiempo, pero cuyos nombres nunca han sido olvidados. Los héroes de esta historia acariciaron el ideal humano de libertad y dignidad y vivieron noble y honradamente (...) saquen de él fortaleza para nuestro turbulento futuro y puedan luchar contra la opresión y la injusticia, de modo que el sueño de Espartaco llegue a ser posible en nuestro tiempo.


CONDENADOS

Anuncian las primeras condenas. Todo fue sumarísimo.
Agustín Tosco lo sacuden con 8 años y 4 meses,
Jorge Canelles 10 años;
Elpidio Torres cuatros años y días,
Felipe Alberti 8 años;
Tomás Di Toffino 5 años; 5 años a un tal
Viador Moreno 5 años de cárcel
Mario Zorreéis un año
Hugo Ozan 8 meses por insultar a una patrulla.
Como verán las condenas son impresionantes y además el insulto fue pagado duramente.

Además, algunos serán expatriados provinciales. No se los quiere en tierra cordobesa, ni siquiera recluidos en la cárcel.

Otro de los aspectos es que cuando logran la libertad, Elpidio Torres es el único que acepta el avión militar, de la mano del comodoro Huerta, interventor militar en la provincia mediterránea. Ya Torres, el lobito cordobés se había arrepentido de su accionar.

El Cordobazo es una historia de militancia, de ética, de principios y por sobre todas las cosas, es parte de nuestra historia, la del movimiento obrero, estudiantil y del pueblo que debe ser recuperada derrotando al olvido…

* Juan Carlos Cena / Ex dirigente ferroviario, autor del libro: EL CORDOBAZO, UNA REBELIÓN POPULAR (1999). Ferroviarios Sinfonía de Acero y Lucha. Ferrocarriles Argentinos Destrucción Recuperación (2012). Historia Viva de la Resistencia Peronista (2016). El Cordobazo Una Rebelión Popular (2017).

Coordinador General de la Escuela de Formación Sindical del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y en la Escuela Político Sindical de ATE La Pampa.

Fue activo organizador y participante en las columnas de los obreros y trabajadores ferroviarios.

** Elena Luz González Bazán periodista, historiadora y docente / Ex delegada de base de UPCN, Comercio y Bancaria. Periodista – Autora de Mujer, Sociedad y Política y La Lucha Continúa, (la lucha contra la privatización de EPEC). 30 de marzo de 1982, una gesta olvidada. Buenos Aires, Ciudad Instriel Villa Crespo Caso testigo.

Coordinadora de Cursos en la Escuela de Formación Sindical del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y en la Escuela Político Sindical de ATE La Pampa.

Primera versiön el 16 de mayo del 2009, corregida y actualizada.

Caracteres: 14.974

contador

my widget for counting
contador