2015 - 2018

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Martes, 29 Mayo, 2018 20:01
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

El Cordobazo es la expresión militante, del más alto nivel cuantitativo y cualitativo de la toma de conciencia de un pueblo, en relación a que se encuentra oprimido y a que quiere liberarse para construir una vida mejor, porque sabe que puede vivirla y se lo impiden quienes especulan y se benefician con su postergación y su frustración de todos los días.

Agustín Tosco

En este aniversario y en forma cotidiana debemos rescatar las mejores enseñanzas de esos tiempos donde el Cordobazo, los Rosariazos, el Viborazo y todos los azos recogieron la suma de las rebeldías nacionales Estos tiempos son otras estaciones, hay otras vivencias, otra composición social y estructural de la clase obrera, el pueblo y los estudiantes.

JCC / ELGB

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

MOVIMIENTO OBRERO / HISTORIA / ESPECIAL: EL CORDOBAZO

EL CORDOBAZO UNA REBELIÓN POPULAR

En estos años hemos entregado una serie de trabajos, informes e investigaciones sobre los acontecimientos protagonizados por el Movimiento obrero de Córdoba entre el 29 y 30 de mayo de 1969. Los reeditamos con las correcciones correspondientes y siendo fieles al tiempo y la realidad transcurrida.

DEFINICIONES SOBRE EL CORDOBAZO Y SU HISTORIA *

Es una historia sobre hombres y mujeres valientes, que vivieron hace mucho tiempo, pero cuyos nombres nunca han sido olvidados…

Howard Fast de su libro Espartaco

Parte I, Parte II y Parte III

Por Juan Carlos Cena * y Elena Luz González Bazán * especial para Villa Crespo Digital

26 de mayo del 2015 *. Actualizado el 29 de mayo del 2018

Todos los años se conmemora el aniversario de aquella gesta gloriosa que fue el Cordobazo, de distintas maneras e interpretaciones, a veces, mentirosas y mal intencionados. En el seno del pueblo, esa conmemoración nunca se interrumpió y ese recordar no cesó ni tan siquiera en plena dictadura militar. Es que en el seno del pueblo acaecen hechos esenciales que a simple vista no se perciben, porque están en el subsuelo de la patria, diría Scalabrini Ortiz, y no son muchos los que se interesan lo que verdaderamente ocurre por esos estadios. Hay que divulgarlos, darlos a la luz, porque son almacenamientos de memoria que fueron ocultados para su preservación. Durante los períodos de la triple A (Alianza Anticomunista Argentina) y la represión de la dictadura cívico-militar, los trabajadores escondieron el fuego sagrado de las luchas. Cobijaron y clandestinizaron las palabras entre los rescoldos de las cenizas que dejó a su paso el Chacal de Córdoba, el general Menéndez. Tiempos donde todo era clandestino, las voces se silenciaban y las palabras libres fueron vedadas, período donde se guardó en forma viva esa lumbre que era lo real maravilloso de las luchas.

No podemos evocar el Cordobazo sino significamos, además, el golpe cívico-militar genocida de 1976. Compañeros protagonistas de esa gesta fueron ferozmente reprimidos, antes y durante el golpe cívico-militar. El odio de la clase dominante sobre los trabajadores y el pueblo es inalterable. Son conscientes de la lucha de clases, nunca la olvidaron ni la olvidan, para ellos no existe el olvido de clase. Esta memoria de clase les permite a estos no olvidar y buscar con paciencia el momento o los momentos para hacer tronar el escarmiento a los luchadores que se atrevieron a defender la dignidad, libertad, el derecho a vivir una vida digna y plena, es decir: ser hombres libres, y rechazar las pretensiones de los explotadores de hacerlos trabajar de la cuna a la tumba.

Hoy, los nuevos compañeros están volviendo a soplar la brasa - es lo real maravilloso de la clase obrera-, dando nacimiento a los nuevos retoños que encarnan la certeza de que la lucha continúa.

Antes del golpe de estado de 1976, se dieron golpes parciales ejecutados en pleno régimen democrático. Los golpes a los gobiernos provinciales de Buenos Aires, Mendoza, Salta, Córdoba, Santa Cruz. Luego de esos golpes, la represión se enseñoreó por esos territorios a través de esa organización para estatal que era la triple A.

En Córdoba, el comisario Navarro fue la punta de lanza de ese golpe, asumiendo luego el brigadier Lacabanne, y con él, un enviado especial de López Rega para ejercer la represión en forma sistemática, permanente y sangrienta: el represor García Rey. Comienza la cacería. Todos los luchadores pasan a la clandestinidad. Los compañeros obligan a Agustín Tosco a tomar severas precauciones, se enferma, no puede ser atendido a tiempo y fallece el 4 de noviembre de 1975. Es decir, él, es una víctima de la represión. Luego Atilio López, el abogado Curuchet, Alberto Caffaratti dirigente del sindicato de Luz y Fuerza, Bazán, entre otros. Y aparece un exilio forzado dentro del propio territorio argentino migrando compañeros a otras provincias para salvar sus vidas.

Comenzaba la represión impuesta por las clases dominantes en todo el país que no había olvidado las gestas de los azos. Los allanamientos al llamado cordón rojo del Paraná, desde Villa Constitución hasta San Lorenzo, operativos financiados por las propias empresas, el Operativo Independencia, la represión en Faimallá y Tafí Viejo, las muertes selectivas siembran la geografía nacional.

Luego vino el golpe. La represión continuó en forma descarnada. A pesar de ello los trabajadores resistieron. Los militares reprimían a su propio pueblo. Había que quebrarles el espinazo a los trabajadores y al pueblo. Debían derrotar y destruir a la resistencia obrera que venía dando batallas sin claudicar. El odio de clase del represor era y es muy grande.

En Córdoba, el general Benjamín Menéndez, el chacal de Córdoba asumió personalmente la represión en toda su jurisdicción, vale un ejemplo. El compañero Tomás Di Toffino, dirigente del sindicato de Luz y Fuerza, protagonista del cordobazo, es detenido el 30 de noviembre a la salida de su trabajo. Es llevado al campo de concentración La Perla. Allá es torturado y vejado. Resiste, anima a sus compañeros, no había que demostrar flaquezas, se debía tener un comportamiento digno frente al odio del represor. Nunca lo pudieron quebrar.

El chacal Menéndez pide estar presente el día de su fusilamiento, para alentar a la tropa, dice. Pero la verdad, quería presenciar el asesinato de un valiente, esperó en vano una flaqueza; Tomás era un obrero valiente que el no podía soportar. El Titi Di Toffino se les ríe, y antes de que lo ejecuten grita ¡Viva la clase obrera, carajo! Hoy ese viva, grito digno si los hay, es el grito de un digno hijo del pueblo, aún resuena por los rincones de las barriadas populares como un canto libertario..

Por eso y mucho más, no podemos dejar de concatenar estos hechos. Los compañeros que protagonizaron el Cordobazo fueron reprimidos por la dictadura de Onganía y sus sucesores, por el gobierno "democrático" de Isabel Perón, donde la triple A inicia sus acciones el 31 de julio de 1974 con el asesinato del diputado nacional Rodolfo Ortega Peña y el golpe genocida de 1976.

Todos los 29 de mayo se intenta volver a reflexionar sobre aquellos tiempos y esas 36 horas de rebelión popular. Periodos donde la dinámica de la conciencia política popular estaba en su más alto nivel. Esa conciencia popular impulsaban y generaban lidias que fueron los AZOS, donde el protagonista principal era el movimiento obrero, que junto al pueblo y los estudiantes produjeron: el primer Rosariazo. Es la señal de un tiempo previo, que se aproxima, donde se manifestaban las efervescencias estudiantiles en las universidades del interior del país y las organizaciones vecinales organizadas de variadas maneras, junto a los trabajadores.

La realidad de esos procesos muestra la importancia y el peso político de una clase obrera organizada, un estudiantado que trabajaba, obreros que estudiaban y barrios organizados en la Coordinadoras Barriales que rodeaban el mundo laboral y estudiantil en la ciudad de Córdoba.

En esos tiempos existía un movimiento obrero, mayoritariamente peronista, que venía de la experiencia de la Resistencia Peronista, y tenía como norte la lucha por el derrocamiento de la dictadura para permitir el regreso de su líder. Pero con otros sectores encabezó luchas resistentes, se unió a otros sectores. Se daba el fenómeno en la ciudad de Córdoba -de tener en cuenta- que los peronistas votaban a los otros, y los otros votaban a los peronistas. Habían derrotado al sectarismo, en ese momento, generado por un sector de las pequeñas burguesías ilustradas auto llamadas "vanguardias" del proletariado. Confundidos y confundiendo, no sabiendo u ocultando que es una organización política y que es una organización de masas, y cual su diferencia fundamental.

El tiempo previo al Cordobazo

El Cordobazo, fue una rebelión obrera y popular (...) surgió de la clase obrera y del pueblo. Lo esencial del Cordobazo es que surge de los trabajadores y de los estudiantes y que ellos por sus convicciones salen a la calle a luchar. Agustín Tosco sobre el Cordobazo.

El Cordobazo no fue un acto espontáneo como, mal intencionadamente, algunos autores seudo progresistas afirman. El Cordobazo es heredero de las más ricas luchas del movimiento obrero.

El 21 de septiembre, más precisamente de 1955, los Aeronáuticos juntos a comandos civiles toman por asalto a casi todos los sindicatos, ocupan la UOCRA. Un grupo de civiles partidarios de la denominada Revolución Libertadora, convocaron a una reunión para hacerse cargo del gremio. Es el primer antecedente resistente de Córdoba después del Golpe de Estado de 1955, se genera en la Unión Obrera de la Construcción. Canelles del Partido Comunista y el compañero Guardia perteneciente a la Resistencia Peronista forjan la unidad, ambos dirigentes de la UOCRA, abortan esa convocatoria espuria, eligiendo para presidir la asamblea a Eustaquio Tablada (descendiente de negros esclavos del barrio de Alto Alberdi) Comunidad de negros conocidos como los Negritos del Alto. Ante este vuelco imprevisto, los libertadores no aceptan y se desata una persecución contra Juan Vera, Eustaquio Tablada, Jorge Canelles, Guardia y otros. Detienen a José Marchese y Justo Molina, trabajadores de la Siemmens Baunionn. Se declara la huelga que dura 45 días, y dirigido por el Comité de Huelga. Esta huelga es el disparador de otras, y es el antecedente resistente más fuerte después del golpe del 55.

Otros antecedentes son los Congresos de Huerta Grande y La Falda, la acción contra la enseñanza religiosa, llamada la lucha de la enseñanza laica contra la libre en 1958, durante el gobierno de Arturo Frondizi. Acá, en Córdoba, se vuelve a dar la unión obrera estudiantil como en 1918 en la Reforma Universitaria. El otro hecho es la toma y resistencia en el Frigorífico Lisandro de la Torre, fue una de las primeras acciones territoriales de la Resistencia Peronista, las otras dos son Monte Caseros y Tartagal. La creación de la CGT de los Argentinos fue otro hito que va marcando la elevación de la conciencia política de los trabajadores. Estos son sólo algunos de los antecedentes donde abrevó el Cordobazo.

Por esos tiempos el movimiento obrero organizado contaba con dos expresiones, por un lado el "participacionismo", y por otro lado la expresión combativa en la CGT de los Argentinos con Raimundo Ongaro como Secretario General, con gran adhesión en las regionales del interior, en Córdoba el Sindicalismo de Liberación que lideraba Agustín Tosco, va apareciendo el sindicalismo clasista y combativo, que se va manifestando en las comisiones internas y el cuerpo de delegados, que toman forma recién después del Cordobazo, como SITRAC, SITRAM, y el SMATA que lideraba Rene Salamanca.

El ambiente se venía caldeando, crecían las luchas por reivindicaciones específicas de las masas y contra la dictadura, tales como en Villa Ocampo (Santa Fe) y de los trabajadores azucareros de Tucumán donde muere Hilda Guerrero de Molina.
En 1966 en Córdoba, en una movilización estudiantil, el 7 de septiembre, es herido Santiago Pampillón, estudiante y obrero, quien fallece días después. El 14 de mayo del 69 en Corrientes, en el marco del reclamo contra la privatización del comedor universitario cae asesinado a manos de la policía, el estudiante de medicina Juan José Cabral. El 16 en Rosario, una manifestación de repudio es reprimida ferozmente produciéndose la muerte del estudiante Adolfo Bello. Hecho que desembocó en la jornada del 21 conocida como el Rosariazo, donde muere el joven ayudante metalúrgico Luís Blanco.

Son tiempo de luchas…

Parte II

El Cordobazo es la expresión militante, del más alto nivel cuantitativo y cualitativo de la toma de conciencia de un pueblo, en relación a que se encuentra oprimido y a que quiere liberarse para construir una vida mejor, porque sabe que puede vivirla y se lo impiden quienes especulan y se benefician con su postergación y su frustración de todos los días." Agustín Tosco "

En Córdoba los acontecimientos se suceden vertiginosamente. El factor unidad comenzó a concretarse, este factor unidad fue vital para que las dos CGT trabajaran juntas para lograr el éxito del cese de actividades el día 29 a partir de las 10 de la mañana, y marchar para un acto en el centro de Córdoba. Así comenzó la coordinación y planificación del acto.
Por un lado los correos que andaban en motos y motonetas, de esa forma llevaron y trajeron información desde las distintas columnas, los barrios y los actos relámpagos que se organizaron. El centro de coordinación estaba a cargo de Atilio López, que aún no había asumido en UTA - Unión Tranviarios Automotor.

Todo se va concretando en una combativa y masiva asamblea del SMATA, conducida por Elpidio Torres, exponente del sindicalismo conciliador, "vandorista", se produce un violento choque entre los obreros y la policía. El 15 y 16 de mayo se cumple con gran acatamiento el paro decretado por la UOM (Unión Obrera Metalúrgica), gremio en manos de los "participcionistas" y el sindicato del transporte, donde se adhieren varios gremios y ambas CGT, estamos hablando de la C.G.T. de los Argentinos que estaba liderada a nivel nacional por el gráfico Raymundo Ongaro y la C.G.T. Azopardo donde estaba encuadrado Elpidio Torres.

Reuniones, asambleas, conversaciones, todo era ebullición. Se constituyen los comandos de auto defensa. Había que parar la represión desatada por el gobierno dictatorial. Así se va arribando al paro nacional del 30 de mayo el cual, regionalmente, de acuerdo a lo resuelto por los Plenarios de ambas CGT comenzaría el 29 a partir de las 10 de la mañana. Se reclamaría la anulación de la conquista del sábado inglés, contra el alza de las tarifas del transporte y los impuestos, de los artículos de primera necesidad, por la libertad de los presos políticos y sociales, la derogación de la legislación represiva y por la vuelta al régimen constitucional.

Desde el principio se sumaron a la organización del acto para el día 29 los 150 Centros Vecinales liderados por el vecinalista Vicario, la Coordinadora de los InterBarrios (compuesta por vecinos, centros vecinales, partidos políticos, estudiantes, gremios, parroquias, clubes, etc), y las organizaciones estudiantiles.

La caldera de El Cordobazo

Ese día, las columnas del SMATA, rechazan la represión por dos veces consecutivas, primero a la Policía de la provincia y después la embestida de la Policía Federal. Era una columna de 4.000 trabajadores más los integrantes del barrio de Santa Isabel. Pueblo, trabajadores y estudiantes todos juntos, peleando codo a codo, donde las burocracias sindicales olieron y sintieron los temblores de Córdoba y no quisieron quedar afuera. Donde las sensaciones y el olfato de las dirigencias anti burocráticas entendieron y asumieron el mandato de las bases.

Es más conocido, ya, lo que pasó, estalla la bronca ante el asesinato de Máximo Mena, el combate popular gana la ciudad, principalmente en el centro y en los barrios estudiantiles como el Clínicas, la policía se ve totalmente superada y se debe recurrir al ejército. Recién al día siguiente éste pudo volver a controlar la situación.

Para ir finalizando, esta parte, diremos que el Cordobazo no fue un movimiento lleno de espontaneismo, como dicen algunos "intelectuales" que vieron este acontecimiento desde arriba de un árbol, y que lo han intentado distorsionar. Lo demuestra el hecho de la planificación de las líneas generales de la acción esbozadas por sus principales exponentes Tosco, Canelles, Felipe Alberti, Tomás Di Toffino, Caffarati, entre otros. La autodefensa de masas fue uno de los puntos discutidos y, luego, la organización por el control del puentes de La Cañada y los del Río Primero que circundan la ciudad y los itinerarios de la columnas obreras, el papel de los estudiantes y de los vecinos.

Tampoco hubiera podido ser protagonizado solamente por los sectores combativos, sino se hubiera tenido en cuenta el diseño de una política de unidad por un lado y de alianzas, por otro, con una parte del sindicalismo conciliador-vandorista. La clase trabajadora realizó todo con una total independencia política, poseía, por ese entonces, una fuerte concepción sobre el factor unidad y políticas de alianzas, lo que le permitía una correlación de fuerzas importante.

Si bien el movimiento obrero y popular no contaba con un proyecto y una dirección unificada nacional que pudiera terciar en el medio de la crisis asentada, (o al menos de la coordinación efectiva de los distintos destacamentos) hirió de muerte a la dictadura de Onganía y se constituyó en un punto de inflexión de las luchas obreras y populares, pudiéndose ubicar sin lugar a dudas como el hecho que dio impulso a la lucha revolucionaria de las masas en la década del 70 que fue abortada por la dictadura militar genocida del 76.

Esta rebelión popular pudo ocurrir porque prevaleció el factor UNIDAD, Estos son los ejemplos que debieran tomar las nuevas camadas de trabajadores, estudiantes y pueblo trabajador en general. Primero destacando que el factor UNIDAD en la diversidad es posible y necesario. Que esa unidad se manifiesta en la vida cotidiana, en forma repetida y permanente. Es la UNIDAD entre los opuestos, es decir, es la UNIDAD de los contrarios, que no es otra cosa que pensar en el otro aunque sea diferente, ya que pensar en el otro es sencillamente: pensar entre todos para todos. Esta armonía nace en el seno de los trabajadores y se ha ido deteriorando y recomponiendo en el devenir de la historia, cuando en el regazo de los trabajadores penetran ideologías pequeñas burguesas absolutistas, individualistas que dicen ser vanguardias, diríamos hasta discriminatorias o aristocráticas, aunque se disfracen de progresistas.

La UNIDAD es el momento en que la clase obrera deja de ser arena, se cuaja en roca, dice el libertario Rafael Barret y agregamos si eso no ocurre la arena es roca degradada.

El Cordobazo y la última dictadura militar tienen un hilo conductor, Córdoba no era una provincia casual para golpearla como lo fue. Las luchas que protagonizó tienen que remontarse a días del golpe del 16 de septiembre de 1955, huelgas de los obreros de la construcción en 1956, paros en las huestes ferroviarias, resistencias a las dictaduras de turno. El 66 no es un momento más, es la fundación de un proyecto de entronización de otra dictadura que quiso desindustrializar el país, el Cordobazo lo paró por siete años más… pero en el 74 vino la Triple A -Alianza Anticomunista Argentina-que asesinó a Atilio López el 16 de septiembre de 1974, que secuestró a Alberto Caffaratti del sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y que asoló los tiempos de Córdoba y del país con amenazas, secuestros y torturas, muertes y fusilamientos a mano armada. Todo esto fue producto de un momento histórico y político donde un comisario se adueñó de Córdoba y la UNIDAD no fue…

Todo tiene un hilo conductor, la represión hacia el movimiento obrero no es de hoy, de ayer o de El Cordobazo, aparece desde mucho antes, y la historia hay que verla en procesos históricos que ayuden a analizar mejor y reflexionar sobre la realidad. La represión al movimiento obrero comienza desde la conformación del primer atisbo de organización sindical, de las sociedades mutuales, de socorros mutuos, las primeras formas de organización.

El proceso histórico que está en toda la inmensidad y que contiene a el Cordobazo no puede ser visto separadamente de la realidad nacional, pero hay que entender e interpretar las particularidades de una provincia como Córdoba, la clase obrera mejor paga del país hizo el Cordobazo y esto tiene un elemento esencial.
En Córdoba hubo sindicalismo antiburocrático, pero es una falacia mezclar las formas como se expresó con tiempos históricos distintos, diferentes. Se expresó el sindicalismo de liberación y el peronismo combativo en distintas formas, o el peronismo a secas, porque también estuvo la conducción burocrática, aunque esa unidad durara 48 horas. El clasismo surge luego de la rebelión popular del 29 y 30 de mayo de 1969. Por estos días de homenaje esta falacia histórica se expresa sin contenido, sin apoyatura real y documental. Y debemos ser claros, por respeto a las generaciones de trabajadores que poco saben o se les ha negado la posibilidad del mejor conocimiento.
El Cordobazo es un ejemplo de unidad y este es el valor incuestionable de aquella gesta del movimiento obrero cordobés.

Parte III

Lo positivo y posible para el pueblo surgirá
solamente de la continuidad de la lucha
Agustín Tosco.
Cárcel de Villa Devoto
1º de junio de 1971

En este aniversario y en forma cotidiana debemos rescatar las mejores enseñanzas de esos tiempos donde el Cordobazo, los Rosariazos, el Viborazo y todos los azos recogieron la suma de las rebeldías nacionales Estos tiempos son otras estaciones, hay otras vivencias, otra composición social y estructural de la clase obrera, el pueblo y los estudiantes.

Una dictadura medió en el tiempo y en el espacio, se ensañó sobre el cuerpo social del movimiento obrero, especialmente con los luchadores de bases, apuntando a las comisiones internas, cuerpos de delegados, comisiones ejecutivas, regionales, militantes obreros, barriadas compuestas por trabajadores, estudiantes, empleados sin distinciones políticas e ideológicas. Hubo complicidades y traidores, debilidades y quebrantos, a pesar de todo ello, la clase obrera y el pueblo resistieron. Resistieron y se enfrentaron a pesar de que se volvió a instalar el miedo y el terror.

Hoy las condiciones son diferentes. No podemos aspirar a otro Cordobazo en forma esquemática. Pueden existir otras rebeliones, otros enfrentamientos, otras resistencias, pero el Cordobazo puede y debe ser útil para pensar que es posible doblarle el codo al poder político y económico… se trata de recrear el Movimiento obrero y ser capaces de construir la UNIDAD. Porque la UNIDAD es un valor de verdad imprescindible. La clase dominante está unida. No es posible enfrentarla con la fragmentación social que prevalece sobre la sociedad.

El enemigo es coherente. La clase dominante siempre está unida. Nunca abandona la lucha de clases, no se descuidan nunca. Son verdaderos clasistas. Tienen muy claro que es la lucha de clases, que es contradictoria y violenta. Es una razón para reflexionar. La unidad no es una consigna, es una cuestión de principios, de supervivencia, es una obligación militante, es una tarea permanente, es una razón de conciencia política fundamental. Con unidad, la resistencia obrera, en aquel momento, hubiera sido otra y en este tiempo también.

Por todo eso, debemos honrar a nuestros mártires, a nuestros niños que se mueren de hambre, a nuestros jóvenes que caen presa de la policía del gatillo fácil, de la droga, la delincuencia y la prostitución. Por nuestro derecho a vivir dignamente, debemos terminar con el hambre, la entrega y la represión que nos impone este sistema capitalista perverso, que nos quiere explotar de la cuna a la tumba.

Así como el Cordobazo es deliberadamente tergiversado y olvidado, las historias de lucha del Movimiento obrero son minimizadas, sus ejemplos son vituperados, y es común escuchar a quienes jamás levantaron una mano para pelear por sus derechos que ¨somos un pueblo de carneros¨. Estas afrentas y otras más suman y resuenan en un conglomerado de falacias que hacen que una mentira triunfe y sea la Historia Oficial. Por eso no debemos olvidar estos hechos, hay que rescatar la memoria de esas epopéyicas luchas.

"Despojados de su memoria, los pueblos se opacan, mueren. Y suelen morir en medio de la algarabía de imaginar que el pasado no interesa, aturdidos por voces que llaman a no recordar, apalabrados por ilusionistas que susurran que hoy todo empieza de nuevo. Las raíces pueden secarse si una voluntad de memoria no se opone a la voluntad de olvido. Sin esta finalidad no hay ética posible. Héctor Schmucler - 1994 Revista Estudios Universidad Nacional de Córdoba.

En este 37 aniversario de El Cordobazo debemos honrar a nuestros muertos, desaparecidos, torturados, no hay que marmolizarlos, porque es llevarlos al pétreo frío de la inacción. Debemos honrarlos y festejarlos, continuando con sus luchas, por la concreción de sus sueños y esperanzas, que son las del pueblo. Hay que honrarlos todos los días, a cada rato, en la sencilla vida cotidiana. Debemos ser claros y precisos, no podemos negociar nuestros mártires por coyunturas políticas circunstanciales. Nadie tiene el derecho de hablar en sus nombres si no encarnan la lucha por la que ellos padecieron. Sus memorias no se negocian. Hay que festejarlos con sus historias y padeceres, con sus tristezas y alegrías, y ahí, en la alegría, continuar con sus utopías y esperanzas, sin claudicación.

Tosco, como un cronista obrero dice de El Cordobazo: El Cordobazo es trágico, decenas de muertos, cientos de heridos. Pero la dignidad y el coraje de un Pueblo florecen y marcan una página en la historia argentina y latinoamericana. En las fogatas callejeras arde el entreguismo, con la luz, el calor y la fuerza del trabajo y de la juventud de jóvenes y viejos, de hombres y mujeres. Ese fuego que es del espíritu, de los principios, de las grandes aspiraciones populares ya no se apagará jamás.

Para terminar diremos que el Cordobazo es, como dice Howard Fast en su libro Espartaco: una historia sobre hombres y mujeres valientes, que vivieron hace mucho tiempo, pero cuyos nombres nunca han sido olvidados. Los héroes de esta historia acariciaron el ideal humano de libertad y dignidad y vivieron noble y honradamente (...) saquen de él la fortaleza para nuestro turbulento futuro y puedan luchar contra la opresión y la injusticia, de modo que el sueño de Espartaco llegue a ser posible en nuestro tiempo.

TESTIMONIOS

VIVA LA CLASE OBRERA: TOMÁS DI TOFFINO

En el Testimonio de Teresa Celia Meschiati - Legajo Conadep Nº 4279 sostiene lo siguiente: Los militares del Destacamento de Inteligencia 141 comentaron más de una vez, dentro del campo de concentración La Perla, la resistencia del movimiento obrero, llevada a cabo después del golpe de Estado.

¨Cierta vez una unidad militar entró a una fábrica en lucha, con la misión de reprimir a los obreros, que reclamaban por sus justos derechos, buscando entre ellos a los "extremistas infiltrados".
El oficial que dirigía el procedimiento, tuvo la oportunidad de hablar (quizás por primera vez) con el personal que estaba en lucha.

Allí no había "extremistas", había hombres y mujeres que reclamaban por sus bajos salarios, por los despidos de los compañeros, por el incumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo...

También los militares contaron que este oficial planteó sus contradicciones a sus mandos. El tenía la orden de reprimir, pero lo que oía era justo¨.
En el relato sigue sosteniendo que el capitán Barreiro le tenía un especial encono a Tomás Di Toffino. ¨Lo consideraba un "zurdo independiente" (con ideas de izquierda y sin contactos con organizaciones extremistas). El rol de Di Toffino que había dirigido, junto a otros compañeros, una huelga que había puesto en jaque al régimen y su "carisma" demasiado peligroso (por su historia de lucha antiburocrática, siempre luchando codo a codo con los trabajadores) definieron su situación¨.

Por otro lado Graciela Geuna (Legajo N° 764) sostiene que: Cuando Tomás llegó a La Perla como no pudieron probarle filiación política lo anotaron en la lista diaria como "Zurdo Encubierto".

Tomás del Carmen Di Toffino fue secuestrado el 30 de noviembre de 1976 a la salida de EPEC -Empresa Provincial de Energía de Córdoba-, en la calle Sucre antes de llegar a Humberto Primo. Entre el 20 y 21 de febrero de 1977 fue trasladado, ese día vino como lo hacía habitualmente el genocida Luciano Benjamín Menéndez, hacía la inspección y sostiene Geuna: ¨Se nos dijo que en el caso de Tomás, el General Menéndez presidiría el fusilamiento para " dar el ejemplo", "consolidar la tropa", etc.

Y fue así, a Tomás el dirigente de El Cordobazo, junto a Tosco, Felipe Alberti, Cafaratti, Atilio López y tantos más, fue fusilado en presencia de la tropa, para observar como se quebraba… pero el Titi murió gritando VIVA LA CLASE OBRERA, fue digno hasta el final, no se quebró, los represores nunca entendieron tanta convicción, tanta valentía obrera… nunca entendieron que las convicciones, la ética y la moral de un trabajador tiene más fuerza que cualquier sala de torturas… por eso este obrero murió dando un ejemplo de vida… El Titi Di Toffino es un hijo del pueblo y un dirigente de El Cordobazo.

En estos 37 años que se cumplen de aquellos días de lucha en la provincia mediterránea, vaya nuestro homenaje a este luchador que por el empecinamiento de no perder la memoria queremos recordar y que su nombre se inscriba en letras doradas, luminosas, fuertes, fulgurantes como fue su lucha, su vida y la conciencia de un trabajador que llegó al escalón más alto de la representación obrera, en su sindicato, sabiendo que sus días estaban contados, que la dictadura no le perdonaría su osadía de enfrentarla con un paro que duró más de 40 días, no sólo de los lucifuercistas de Córdoba, sino de todo el país. Fue la resistencia obrera, aquella que muchos han determinado ocultar deliberadamente. Este fue el Titi, el dirigente, obrero y luchador que dejó su ejemplo ante las mesas de tortura de la dictadura y ante el pelotón de fusilamiento que decidió terminar con su vida.
No así con su ejemplo…

* Juan Carlos Cena / Ex dirigente ferroviario, autor del libro: EL CORDOBAZO, UNA REBELIÓN POPULAR (1999). Ferroviarios Sinfonía de Acero y Lucha. Ferrocarriles Argentinos Destrucción Recuperación (2012). Historia Viva de la Resistencia Peronista (2016). El Cordobazo Una Rebelión Popular (2017).

Coordinador General de la Escuela de Formación Sindical del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y en la Escuela Político Sindical de ATE La Pampa.

Fue activo organizador y participante en las columnas de los obreros y trabajadores ferroviarios.

** Elena Luz González Bazán periodista, historiadora y docente / Ex delegada de base de UPCN, Comercio y Bancaria. Periodista – Autora de Mujer, Sociedad y Política y La Lucha Continúa, (la lucha contra la privatización de EPEC). 30 de marzo de 1982, una gesta olvidada. Buenos Aires, Ciudad Instriel Villa Crespo Caso testigo.

Coordinadora de Cursos en la Escuela de Formación Sindical del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y en la Escuela Político Sindical de ATE La Pampa.

* La primera versión fue publicada el 29 de junio del 2006, corregida y corroborada.


Caracteres: 30.243

contador

my widget for counting
contador