2015 - 2018

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Martes, 29 Mayo, 2018 20:06
 
 

Si supiese qué es lo que estoy haciendo, no le llamaría investigación, ¿verdad?

Albert Einstein

"¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan".

FEDERICO GARCÍA LORCA

MOVIMIENTO OBRERO / HISTORIA / ESPECIAL: EL CORDOBAZO

EL CORDOBAZO UNA REBELIÓN POPULAR / LUCHA DE CALLES LUCHA DE CLASES

Por Juan Carlos Cena especial para Villa Crespo Digital

28 de mayo del 2015 *

LUCHA DE CALLES
LUCHA DE CLASES

Elementos para su análisis (Córdoba 1971 - 1969)

Lucha de Calles - Lucha de Clases obra editada en 1973 por la Editorial La Rosa Blindada ha sido reeditada por Ediciones Razón y Revolución - RyR- y el CICSO (Centro de Investigaciones en Ciencias Sociales).

Digo obra y no simplemente libro. Es una obra construida por Beba Balvé - Directora del CICSO; Miguel Murmis, Juan Carlos Marín, Lidia Aifgang, Tomás J. Bar, Beatriz Balvé y Roberto Jacoby, integrantes por esos tiempos del CICSO, hoy de nuevo en La Calle.

Es un acierto político y cultural la reedición de esta obra por parte de Razón y Revolución. Organización cultural dedicada a la lucha contra la ideología burguesa en todas sus formas. Hace mucho tiempo que no se siente eso de una organización cultural que lucha contra la ideología burguesa... son escasos.
Se reedita esta obra, cuando un sector del progresismo camina por el medio de la calle razonando sobre la imposibilidad de definirse por que vereda transitar la vida, alguna vereda debe haber fuera de la derecha o de la izquierda, es que la realidad que transita por las calles le es incomoda, no les calza al talle. Toda una indecisión política, teniendo en cuenta el duelo actual de Roma: uno puede decir que a los indecisos los vomita Dios.

No realizo un comentario académico de esta obra, la comentaré, ni humildemente ni modestamente, no; soy un trabajador ferroviario que participó activamente en esas gestas, y que me veo reflejado en esa obra, orgullosamente. Una de las pocas obras que cumplieron su objetivo: llegar a los terraplenes de los luchadores; leída en forma individual y colectiva, fotocopiada. Copiada a mano en un cuaderno común (ese cuaderno está en Córdoba, subrayado por uno de los protagonistas de los hechos, depositado en un armario de una fábrica, leída a la hora del mate cocido, engrasado y no prestado ni regalado a nadie. Nunca nadie supo quién lo escribió y luego lo subrayó, el armario cambio de habitante, el nuevo lo heredó, y así con los otros... Pregunto ¿qué obra llega a esos niveles del subsuelo? Que honor.
Tiene razón Beba Balvé en él prologo de la segunda edición: Para nosotros, este libro ya es de las masas.
Es una obra donde nos reconocimos en medio de los laberintos de los callejones, cuando se cortaba caminos bajando de los altos al centro de la ciudad de Córdoba, y cuando subíamos presurosos por los atajos rumbo a los barrios que estaban en los altos: La lucha popular continuaba en las barriadas. Las piedras en las manos de los lanzadores, se transformaban en la palabra popular endurecida que viajaba hiriendo el aire rumbo a los cosacos vestidos de azul, eran los honderos de los barrios. Todo era lucha popular. Todo está en esta obra.
Leyendo detenidamente esta obra aprehendimos a investigar, a leer la realidad para cambiarla.
Antes que esta obra aparecieron escritos como si fueran partes policiales, tal es el de Francisco J. Delich: Crisis y Protesta Social - Córdoba 1969 - Año 1970 y, en otros tantos donde prevalece el valor político del partido al que pertenecen, y no a la realidad que crearon esos días los trabajadores en las calles, y como esa lucha fue un disparador para tratar de cambiar esta sociedad. Gesta que junto a los Rosariazos I y II, y a los otros azos marcaron un tiempo de rebeliones populares.
Pero que mejor que el prólogo de la segunda edición de Beba Balvé, donde comienza con una cita de George Luckács: "Asi pues, 'marxismo ortodoxo' no significa reconocimiento acrítico de los resultados de la investigación marxiana ni 'fe' en tal o cual tesis, ni interpretación de una escritura 'sagrada'. En cuestiones de marxismo la ortodoxia refiere exclusivamente al método. Esa ortodoxia es la convicción científica de que en el marxismo dialéctico se ha descubierto el método de investigación correcto, que ese método no puede continuarse, ampliarse ni profundizarse más que en el sentido de sus fundadores¨ (1).
Por otro lado, debo decir que utilizando esta práctica metodológica, Beba Balvé me animó a que escribiera El Cordobazo, una rebelión popular, donde hablan los protagonistas vivos, adonde se expresan los recuerdos y en el que la historia del movimiento obrero está presente. Esa obra dirigida por Beba Balvé tiene que ver con su no abdicar jamás de sus principios, de sus maneras firmes de comportamiento, del continuo aporte al movimiento obrero, hoy es una aportante al movimiento obrero ferroviario. Por todo esto debo decir que es un libro indispensable para entender un proceso histórico que dejó inscrita una profunda semblanza y, que mostró como, posteriormente, las clases dominantes utilizarían, aún con más fuerza, el poder del Estado para reprimir despiadadamente al Movimiento Obrero Argentino.

PRESENTACIÓN
Prologo de la II Edición

Creemos que la frescura que transmite este libro es fiel reflejo del espíritu de la época y esto se debe al encuentro entre dos fracciones sociales, dos generaciones las que conjugaron la relación Arte-Ciencia.
Se encontraron los artistas plásticos que hicieron crisis ideológica con relación a las formas institucionales en que se difunde el arte, tales como museos, galerías, premios, etc., incorporados al Programa de lucha de la CGT de los Argentinos y por otra parte el CICSO que expresaba toda una concepción de la investigación acerca de los procesos sociales que seducía a las jóvenes generaciones.
Durante 1966 se funda CICSO y en 1968 se produce "Tucumán Arde", toda una experiencia de vanguardia estética.(2)
Nuestra participación en Tucumán Arde consistió en una publicación que acompañó la muestra. Un breve artículo acerca de una investigación a cargo de Miguel Murmis, Silvia Sigal y Carlos Waisman, sobre la industria azucarera en Tucumán.
Las dos personas de CICSO más entusiastas con este proyecto fueron Silvia Sigal y la que suscribe. Introducía aire fresco, casi una trasgresión a la seriedad casi diplomática del mundo académico.
A partir de la práctica concreta en Tucumán Arde y conmocionados por los combates de masas de 1969, tomó forma un equipo de investigación cuyo primer producto fue el libro Lucha de calles. Lucha de Clases.
Es por todo ello que decimos que CICSO fue un producto de las masas. Avanza con su ascenso y se repliega con ellas.
El materialismo histórico creo las condiciones de la articulación Arte-Ciencia.
Esta es una mirada respecto al libro y a su equipo. Pero, influyó también el contexto nacional e internacional.
¿Cómo lograr captar, percibir, la atmósfera de la época? Y ¿ Qué había construido esa atmósfera? Era un momento revolucionario en el ámbito mundial. Todo estaba revolucionado. El campo universitario, el mundo obrero, académico, artístico, intelectual. Era un momento de crítica al presente en tanto construcción de un futuro de libertad, igualdad, creatividad.
Este proceso articuló distintos territorios donde se libraron enfrentamientos sociales entre 1968-69: Estados Unidos, Francia, Italia, Alemania, Japón y Argentina.
Venían a Buenos Aires y participaban de nuestras actividades los miembros del Grupo Liberación de Paris, quienes luego hacia 1972, querían volcar al cine, tomando como base para el guión, Lucha de Calles. Lucha de Clases. Los dirigentes del movimiento estudiantil de 1968 de Alemania; los miembros de Lotta Continua e IL Manifesto de Italia, investigadores de sociología de Japón y dirigentes estudiantiles de Berkeley.
Aquí y en CICSO se encontraban con un movimiento compuesto por pintores, intelectuales, médicos, cineastas, arquitectos, ingenieros, músicos, economistas, sociólogos, psicoanalistas, activistas y militantes de izquierda y del movimiento obrero. Todos activados dentro de un proceso mundial que tenía como articulador la lucha obrera, no solo local sino internacional, aunque con distinta intensidad.
El mundo era para las generaciones de 1960-70 un campo abierto, dinámico, creativo, a ser conquistado.
La revolución- no importa que se entendiera por ello- estaba a la orden del día. Tucumán Arde, el hecho y sus protagonistas, formaban parte de este proceso y movimiento como así también CICSO, por medio de su colectivo Lucha de Calles. Lucha de Clases.
Hasta aquí, lo que somos nosotros y todos los que participaron en los distintos frentes, en ese período revolucionario.
Veamos ahora como participaron los obreros, dirigentes sindicales, partidos y militantes políticos en los dos hechos de masas llevados a cabo en Córdoba: 1971 y 1969.
De la lectura del libro se desprende que la radicalidad en las luchas y la consistencia en las acciones se explican porque había unidad estratégica en el movimiento de masas. Se constata que en el Cordobazo hubo unidad de clase y en el Viborazo una fractura en donde el movimiento obrero lanza un Plan de Lucha con ocupación de barrios mientras que, SITRAC-SITRAM sindicatos de empresa, no adhieren y organizan un acto.
Que cientos de jóvenes llevan a cabo, en el Viborazo, un gigantesco ensayo de lucha de calles, como antesala a la guerrilla urbana.
Que en el Cordobazo ocupan la ciudad las FF. AA, instaurando Tribunales Militares, en cambio en el Viborazo entran a la ciudad en una acción concentrada en el Barrio Clínicas, asiento de los estudiantes.
Que en los tres combates de 1969, la lucha es concentrada y simultánea, por eso, combate. El Viborazo constituye un ejercicio ampliado de ocupación y lucha de calles. Las dos formas de acción directa que preanuncia la insurrección de la guerra civil. La lucha guerrillera -lucha de calles- insurrección- es una forma de lucha inevitable en tiempos en que el movimiento de masas ha llegado, de hecho, hasta la misma insurrección, en que se abren intervalos más o menos grandes entre las grandes batallas de la guerra civil.
Que la lucha de calles se asentaba en la barricada como instrumento de lucha y hoy día tenemos el piquete como instrumento de la protesta. Que la barricada forma parte de una guerra maniobrada donde lo que se discute es el poder y el estado, en cambio el piquete forma parte de una guerra de posición, asentada en el mercado de trabajo y con relación al paro forzoso de trabajadores.
Hace a momentos diferentes de la lucha de clases. Uno revolucionario, el de hoy contrarrevolucionario.
Y en cuanto al movimiento obrero, la protesta precede la lucha. Hoy día comienza a activarse la lucha obrera.
Decíamos en 197l (LC.LC:195) " A medida que los estallidos se repiten, parece cada vez más cercano el desemboque en la guerra civil. Pero el fantasma de esta guerra no inminente pero sí inexorable, que llevaría de inmediato al proletariado y a las masas en general a ocupar de modo crucial el primer plano de la escena, juega un papel distinto para cada uno de los sectores en pugna "
Y bien, sin darnos cuenta, los argentinos entramos en una guerra civil abierta y en el libro. "El '69. Huelga política de masas" (2), descubrimos que en la insurrección proletaria del rosariazo de septiembre, las fuerzas armadas conceptualizan al enemigo: el enemigo subversivo y que, analizando los momentos de la lucha de clases, la restauración liberal de 1983 instaura el inicio del momento de la contrarrevolución, de la que hoy día hay indicios del comienzo de su reversión.
Y bien. Desde que este libro se agotó, fue fotocopiado por varias generaciones.
Hoy día, y como consecuencia que estudiantes de Humanidades lo demandan, Razón y Revolución nos solicitó la posibilidad de su reimpresión.
Y aquí vale una digresión. Este libro se terminó de escribir en 1971. Nos llevó cerca de dos años convencer a distintas editoriales de izquierda de la necesidad de su publicación. Finalmente sale de imprenta en abril de 1973 y se distribuye en mayo, días antes del 25 y en medio de dos enormes movilizaciones de masas, la asunción de Cámpora y el Devotazo.
Para nosotros, este libro ya es de las masas.
Asentimos y aquí estamos, tratando con esta presentación de contextualizar el hecho bajo estudio: Lucha de calles. Lucha de clases. 1971-1969.
Una vez más, el reconocimiento a los compañeros de Razón Revolución por la reedición de esta obra tan valiosa. Sobre Beba Balvé y parte del equipo del CICSO, me une la militancia y una larga amistad, que no es poca cosa, por eso mi falta total de objetividad académica.

NOTAS DE LA PRESENTACIÓN

1- George Luckács en "Historia y Conciencia de Clase". Ed. Grijalbo, México 1969 (Prólogo a la presente edición).
2- Cfr. ¿La fusión del arte y la política ó su ruptura? El caso de Tucumán Arde: Argentina 1968. Beatriz S. Balvé en Revista Razón y Revolución. Nº. 7, Buenos Aires, Verano 2001.
3- El '69 Huelga Política de Masas. (Rosariazo, Cordobazo, Rosariazo) Beba C. Balvé y Beatriz S. Balvé. Editorial Contrapunto, Buenos Aires, 1989. (En proceso de reedición).

* Primera versión publicada en mayo del 2005.

Caracteres: 12.887

contador

my widget for counting
contador