2018

PÁGINA PRINCIPAL / MAPA DEL SITIO / BUSCADOR DE NOTICIAS

Viernes, 10 Agosto, 2018 22:21
 
 

 

 

 

 

LA MUJER / JUANA ROUCO BUELA

 

Juana Rouco Buela fue una obrera del vestido, de ideas anarquistas.

Estuvo comprometida con la emancipación de la mujer y fue una figura central del anarcosindicalismo argentino.

Nace el 19 de abril de 1889 en Madrid, España y muere el 31 de octubre de 1969 en Buenos Aires.

Cultivó el periodismo, fue directora del periódico LA NUEVA SENDA en 1909 en Montevideo, Uruguay.

 

JUANA ROUCO BUELA

ANARQUISTA, LUCHADORA – PERIODISTA Y ESCRITORA

 

Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

 

9 de agosto del 2018 *

 

Esta es otra de las mujeres en nuestra historia que debieran tener un sitial especial, por el aporte que hicieron a las luchas por los derechos de las mujeres y en las disputas obreras.

Fue ensayista, escritora, periodista, eligió su causa partidaria en el anarquismo y se sumó, fue parte integrante de innumerables momentos de la historia rioplatense.

 

Su militancia la llevó a ser activa participante en numerosas huelgas obreras, enfrentó y repudió la represión policial, la persecución política y cuestionó fuertemente la explotación de la clase obrera, esencialmente el desempeño laboral de las mujeres y, su irrupción en el mundo sindical mereció páginas de sus análisis y reflexiones.


Fue la figura principal del anarquismo femenino y toda su trayectoria atraviesa gran parte del siglo XX, a ambas orillas del Río de la Plata, en Buenos Aires y en Montevideo, desde su arribo a la Argentina hasta su muerte, en 1968, a la edad de 80 años.

 

Desde 1860 las corrientes inmigratorias llegan a nuestras tierras, sobre el final del siglo XIX y principios del XX, hasta la Primera Guerra Mundial, son millones los inmigrantes, de esenciales nacionalidades como italianos y españoles y un sinnúmero de otras colectividades. Juana era española nacida en Madrid, llega con su hermano mayor en 1900, tenía 12 años.
Al poco tiempo ingresa al movimiento libertario al intervenir en el célebre mitin del Primero de Mayo de 1904, convocado por la FORA y el Partido Socialista, jornada que es violentamente reprimida.

 

En el Congreso de la FORA representa a los obreros de la Refinería Argentina del Azúcar, en Rosario, quienes protagonizaban una extensa huelga que desembocó, más tarde, en una huelga general.


LA REUNIÓN DE MUJERES LUCHADORAS

En 1907, junto con Virginia Bolten, María Collazo y Teresa Caporaletti, organizan el Centro Femenino Anarquista, un espacio de divulgación del ideario entre las obreras y mujeres de pueblo.

 

En ese año de 1907 es participante activa de la conocida Huelga de los Inquilinos, ¨La Rebelión de las Escobas¨ como la llamó en su libro El Cordobazo, una rebelión popular, el escritor e investigador del movimiento obrero, Juan Carlos Cena.

 

Es la lucha contra el aumento desenfrenado de los alquileres en los deprimentes conventillos de Buenos Aires y otros puntos del país y las pésimas condiciones de vida, la falta de ventilación, baños que son utilizados por decenas de familias, ausencia de cloacas, aguas corrientes y otras faltas que no atienden desde los dueños y administradores de los conventillos y la mirada hacia otro lado del Estado nacional, provinciales e intendencias.


También son años de grandes conflictos, se atenta contra el entonces presidente Figueroa Alcorta y Juana Rouco es deportada a Europa, ya estaba en vigencia la Ley de Residencia, 1902, impulsada por Miguel Cané en el Congreso de la Nación.

 

Sus condiciones de vida son infrahumanas tanto en Marsella como en Génova, pero esto no la paraliza para vincularse con anarquistas franceses, españoles e ingleses.

 

Es así que decide su regreso al Río de la Plata, recalando en Uruguay. Allí, efectúa una intensa actividad propagandística junto a Virginia Bolten y a María Collazo. Todas ellas junto con algunos compañeros libertarios, fundan el periódico La Nueva Senda, en1909.

 

ORADORA INFATIGABLE
Su intervención en un mitin de repudio al fusilamiento de Barcelona, del educador español Francisco Ferrer, le traerá acarreado otra vez persecuciones. Es así que en la incursión policial se viste de hombre para escapar. Luego para liberarse de la cacería que sufre, en Colonia lo hará con la cara cubierta por un velo, de luto y con una niña en brazos.

 

En Argentina, en el Centenario del 25 de mayo de 1910, la FORA llama a la huelga general, nuevamente represión y persecución hacia los dirigentes anarquistas y otros, entre ellos Juana Rouco es detenida y entregada a Montevideo bajo el pedido de extradición.

 

Pasará un año en prisión, sale bajo fianza y regresa a las filas del anarquismo uruguayo hasta 1914. Decide viajar a París pero en el barco que navega por alta mar es descubierta y se queda en Brasil. Se instala en Río de Janeiro durante tres largos años, trabaja como planchadora, sigue su militancia intelectual y se relaciona con los trabajadores cariocas.

 

Regresa en 1917 a Buenos Aires y participa en las luchas político-sociales y del movimiento obrero, está durante la Semana Trágica y ocupa las instalaciones del diario La Protesta junto a otros compañeros por miedo al ataque de la derechista Liga Patriótica.

 

Sigue su trabajo, desarrolla charlas, va por el interior del país, es reconocida por su actitud militante como oradora y escritora y, esencialmente, su lugar como mujer.

 

En 1921 funda, con mujeres de la provincia de Buenos Aires, el Centro de Estudios Sociales Argentino, espacio de debate sobre cuestiones que hacen a la vida privada y pública de las mujeres.
En esa instancia nace el proyecto de publicar un periódico anarquista dirigido y escrito por y para mujeres: Nuestra Tribuna, que sale durante dos años entre 1922-1924.


El 30, o el golpe de estado del General Uriburu contra el gobierno radical de Hipólito Irigoyen, tiene dimensiones represivos importantes, además, de una paulatina caída del anarquismo como representación sindical y política.

 

GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

Española de nacimiento, Juana participa de la ayuda internacional durante la Guerra Civil Española (1936-1939) organizando con otras mujeres de diversos partidos políticos y agrupaciones feministas, formas alternativas de ayuda a la causa republicana.

 

En la década del cuarenta y con la irrupción del peronismo, el anarquismo va desapareciendo o mejor dicho pierde la fuerza que había tenido décadas antes. Inclusive muchas mujeres y hombres, que siguen las ideas del anarquismo antes de la irrupción de aquella jornada del 17 de octubre, mutan sus simpatías hacia el peronismo.

 

En 1964 publica su autobiografía: en dicho trabajo toma la lucha de numerosas mujeres y de las luchas en las cuales fue activa participante y conductora de muchas de ellas.

 

Una historia de una mujer que abrazó el anarquismo y peleó por la emancipación femenina, la igualdad entre géneros, sobre todo en los aspectos laborales y no dudó en convertirse en una representante de su género y participar, en cada lugar que estuvo, de las confrontaciones que iban acaeciendo.

 

Una mujer que deja un profundo sello en la historia de valientes mujeres. La historia le debe el sitio que aún le es negado. En una sociedad donde lo mediocre y chabacano tiene los grandes titulares de los medios masivos, tanto gráficos, orales o por internet, Juana Rouca Buela es una mujer que dejó su sello. el papel del hombre en la historia le corresponde a Juana Buela...

* 5 de agosto del 2010. Actualizado y corregido el 21 de julio del 2015. Ampliado y actualizado.

FUENTES: Mabel Bellucci, fuentes propias.

Autora de MUJER, SOCIEDAD y POLÍTICA.

 

Caracteres: 7849

“A los 18 años, la policía me consideró un elemento peligroso para la tranquilidad del capitalismo y el Estado”.afirmaba Juana Rouco Buela

 

 

 

 

“Es preciso que comprendáis de una vez por todas que nuestra misión no se reduce
a criar vuestros hijos y lavaros la roña,
que nosotras también tenemos derecho a emancipar­nos
y a ser libres de toda clase de tutelaje,
ya sea social, económico o marital”.

(del periódico La Voz de la Mujer, 1896)

 


contador

 

my widget for counting
contador